Juste un Clue de Cartier en España por Fiona Ferrer Leoni

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Aldo Cipullo es quien imaginó el primer brazalete clavo en los años 70 para Cartier New York. Esta pieza es un reflejo de una época libre y festiva, representada a la perfección por el mítico Studio 54. Se trata de un brazalete precursor que no pasa de moda y vuelve a estar en auge gracias a la presentación mundial que tuvo lugar el pasado 12 de abril en el buque insignia de Cartier, en la 5 avenida de New York, bajo la atenta mirada de las modelos Chanel Iman y Karlie Kloss, así como de la «high class» de la Gran Manzana. Bajo el título «Juste un Clou», esta pieza unisex se erige como icono de culto de los 70 y traspasa la barrera del tiempo para continuar estando de moda. La mítica actriz Elisabeth Taylor, amante de las joyas, admitió tener entre sus tesoros esta pieza única en diseño e innovación. Es una obra de colección para aquellas mujeres y hombres modernos que saben combinar la tradición con la época actual y no les asusta el riesgo. España no podía ser menos y Barcelona se ha puesto de gala para recibir a la pulsera, digna de ser presentada en nuestro país con alfombra roja. Hortensias bañadas en oro con jarrones negros, siguiendo la decoración de la colección, dejaron patente que el buen gusto imperó en el ambiente. La pieza estuvo flanqueada por Los Grooms, quienes, al compás de la música de Alaska y Mario Vaquerizo, hicieron aparecer como si de un juego de magia se tratara esta pieza dirigida a aquellos que no sólo buscan un complemento, sino que les gusta tener algo que decir.

por Fiona Ferrer Leoni
Empresaria de moda
blog.hola.com/fionaferrer/bdci
 

Lo más «in»
Quién lo lleva: Carlota Cassiraghi en el Cartier International Dubai Polo Challenge y Kristen Stewart,en Cannes.
Lugar del evento: en Barcelona, en el Hotel Arts, con el mar Mediterráneo como testigo y el atardecer de una noche de verano.
Quién asistió: Simoneta Gómez Acebo, directora de Comunicación de Cartier, las diseñadoras Purificación García, Marta Rota, de Tot Hom, y el diseñador Custo Dalmau.
 La nota «cool»: el catering de Sergi Arola y la música de Alaska y Mario Vaquerizo, que pincharon hasta la madrugada.