El Gobierno sacrifica los hospitales por las pensiones

El Gobierno logró sacar ayer adelante por un solo voto el proyecto de ley de reforma de las pensiones en la Comisión de Trabajo gracias al apoyo de CiU, los votos a favor del PSOE, mientras que PP, ERC-IU-ICV y BNG votaron en contra por su rechazo a retrasar la edad de jubilación a los 67 años y PNV se abstuvo.

El presidente de CiU, Artur Mas, en su intervención ayer en el Parlamento catalán
El presidente de CiU, Artur Mas, en su intervención ayer en el Parlamento catalán

Una vez más, el Gobierno ha logrado salvar un proyecto de ley gracias al apoyo de los nacionalistas. La semana pasada el Gobierno salvó la legislatura una vez que CiU y PNV se abstuvieron en la reforma de la negociación colectiva. A cambio de su apoyo a la reforma de las pensiones CiU logró ayer introducir, entre otras enmiendas, aquella que permitirá a la Generalitat de Cataluña convertirse en propietaria de la red de hospitales del Estado en su territorio.

El grupo nacionalista catalán había planteado una modificación a la reforma de las pensiones para que la Generalitat logre la titularidad de siete hospitales, entre otros, el Vall d'Hebron y el Hospital Bellvitge. Esta enmienda permitirá no sólo a Cataluña sino a todas las comunidades autónomas que lo deseen hacerse con patrimonio de la Seguridad Social, y de esta forma disponer de él a su gusto. Según explicaciones del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, a LA RAZÓN, el que las comunidades autónomas puedan hacerse con el patrimonio de la Seguridad Social, no significa que ésta vaya a perder recursos o que incluso pueda entrar en déficit.

«A la Seguridad Social este patrimonio no le genera ningún ingreso porque no puede venderlo, sino gastos», sostiene Octavio Granado. En palabras del secretario de Estado de la Seguridad Social, la gestión del patrimonio a las comunidades autónomas era un fleco que quedaba por culminar cuando se realizó la separación de fuentes de financiación en 1999. El patrimonio que la Seguridad Social tiene en hospitales asciende a 3.000 millones de euros, una cantidad con la que la Seguridad Social podrá afrontar la deuda que mantiene con el Estado por préstamos sanitarios, que podría rondar los 11.000 millones de euros.

La enmienda introducida ayer por CiU expone que «la titularidad de los bienes y derechos que el 1 de enero de 2011fueran patrimonio único de la Seguridad Social y estuvieran adscritos a las comunidades autónomas le será atribuido a éstas en virtud de los correspondientes reales decretos de transferencia», expone la enmienda. El conseller de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Colell, considera legítima esta transferencia de la propiedad de bienes inmuebles, porque en la práctica son gestionados desde hace tres décadas por la Generalitat, aunque sean patrimonio de la Seguridad Social. Mas-Colell quiere que la transferencia se haga «cuanto antes mejor» porque la Generalitat calcula que si vende los edificios se podrá embolsar entre 300 y 400 millones.

No en vano, las previsiones de déficit en los presupuestos de 2011 son de 2,6% del PIB, cuando el Gobierno había autorizado el 1,3%. El portavoz parlamentario del PP, Tomás Burgos, criticó ayer esta enmienda. «Están ustedes en plena desamortización», reprochó a los socialistas. «El sistema entrará automáticamente en déficit», afirmó. En seis meses se procederá a los cambios normativos para cancelar el balance patrimonial de la Seguridad Social a los préstamos concedidos en su día por el Estado, mediante la entrega de su patrimonio afecto a usos sanitarios y sociales, para que el Estado lo traspase a su vez a las comunidades autónomas.

Las asistentas, al régimen general
La reforma de las pensiones, que proseguirá ahora su tramitación en el Senado, entrará en vigor el 1 de enero de 2013. Entre las novedades que se han introducido a su paso por el Congreso está la integración de las empleadas del hogar en el régimen general de la Seguridad Social a partir de 2012. También se mejora la pensión de viudedad, subiendo la base reguladora del 52% actual hasta el 60%. Además, se mejora la pensión de orfandad que se podrá percibir de forma general hasta los 21 años, cuando ahora está en los 18.