La Masia sigue siendo la mejor solución para problemas como los de Abidal

La Razón
La RazónLa Razón

Barcelona- Desde hace años, La Masía del Barcelona es objeto de estudio por parte de clubes de todo el mundo y sinónimo de reportajes de grandes rotativos europeos como La Gazzetta dello Spor o L'Equipe. La «fábrica» de jóvenes futbolistas de la que dispone el Barça parece inagotable. Pero La Masía cuenta con un factor fundamental para entender su éxito. Y no es otro que la confianza que ha mostrado siempre Pep Guardiola en los futbolistas de la cantera.
Ayer, el Barcelona B jugaba en Huesca y saltó al campo con una camiseta en la que se podía leer: «Abi, un ejemplo para nosotros. Ánimos». La enfermedad detectada al lateral francés esta misma semana no ha pasado inadvertida para el filial, que, por decisión del propio Guardiola, se va a convertir en la solución al problema.
La opción de fichar para suplir a Abidal se puso sobre la mesa de la secretaría técnica, pero fue rápidamente descartada. La solución pasa por mirar al filial. La defensa de Luis Enrique cuenta con muchos jóvenes que ya han entrenado en varias ocasiones con el primer equipo y algunos de ellos, incluso, han debutado en el Camp Nou. Guardiola los conoce muy bien y tiene plena confianza en ellos. De momento, es Fontàs el único que pasará a entrenar todos los días con el primer equipo, ocupando el puesto del francés. Pero jugadores como Montoya, ayer en el banquillo ante el Getafe, Marc Bartra o Muniesa, aguardan una oportunidad que un calendario tan apretado como el del Barcelona, podría no tardar en dársela. La Masía siempre responde.