Una tragedia que se pudo evitar por siete minutos

El dispositivo contra las aglomeraciones iba a empezar su turno justo después del accidente. Los familiares critican el colapso del subterráneo

Agentes del servicio judicial trasladan un cuerpo en una camilla
Agentes del servicio judicial trasladan un cuerpo en una camilla

CASTELLDEFELS- Las desgracias acostumbran a seguir siempre la misma secuencia. Primero, el trastorno, la conmoción. Luego, la rabia, el dolor. Y, finalmente, las preguntas. Decenas de vecinos deambulaban ayer por el apeadero de Playa de Castelldefels (Barcelona) donde 13 personas fallecieron la noche del miércoles –verbena de San Juan en Cataluña– tras ser arrolladas por un tren de Euromed que circulaba a 135 kilómetros por hora. La tragedia se cobró también 14 heridos, tres de los cuales permanecían ayer críticos.Mientras los trabajadores de Adif trataban de acondicionar la «zona cero» después de una noche en que los servicios públicos de la Generalitat tuvieron que retirar penosamente los restos mortales de los fallecidos, vecinos y familiares se hacían la pregunta inevitable. ¿Podía haberse evitado el drama? Además, la fatalidad se sumó a la tragedia: sólo siete minutos después del fatal impacto, diez vigilantes comenzaban su turno. Su cometido era, precisamente, controlar las aglomeraciones en la zona. Las tres investigaciones que hay en marcha, una de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), otra de Renfe y otra abierta por el juzgado de guardia de Gavà, deberán determinar si se pudo evitar el desastre. Gobierno y Generalitat ya tienen sus primeras conclusiones. Se trató de una «imprudencia» del grupo de jóvenes que decidió saltar del andén a las vías para salir del apeadero después de bajar del tren de Cercanías que les llevó a la Playa de Castelldefels. Tanto el ministro de Fomento, José Blanco, como el presidente de la Generalitat, José Montilla, apuntaron esta hipótesis y subrayaron que la estación fue remodelada en octubre de 2009. «Se construyó un paso inferior para aumentar la seguridad y la estación estaba perfectamente señalizada con la prohibición total de no cruzar las vías», destacó Blanco. Ciertamente, el paso subterráneo –de 21,5 metros de largo y 3,4 de ancho– estaba abierto, aunque, según todos los testigos, quedó «colapsado» por la muchedumbre que abandonaba la estación a las 23:30 horas para dirigirse a las playas de Castelldefels a celebrar la verbena. «Habrá que analizarlo y ver si estaba colapsado o no», concedió Montilla.

Los accesosNo es el único asunto que habrá que someter a examen. También habrá que aclarar por qué el paso elevado –de titularidad municipal– que cruza las vías ferroviarias y la autovía adyacente permanece cerrado desde que Adif abrió el corredor subterráneo. Un familiar se lamentaba del cierre de este paso, que los vecinos atribuyen a un intento por evitar que los usuarios tomen el tren sin convalidar su billete. «Iban a la playa, bajaron del tren, querían subir por el puente de arriba y como se lo encontraron cerrado, decidieron cruzar la vía», relató Richard Oliva, padre de una joven herida y cuñado de una chica desaparecida de 19 años. «Dicen que el tren iba sin luces y no tocó la bocina», añadía indignado entre sollozos. Por otro lado, la caja negra del tren está ya a disposición del Juzgado de Gavá, que ha abierto diligencias previas. Fernanda Samariego, tía del desaparecido Diego Fernández Chamorro, de 24 años, y su hija Andrea, denunciaban el caos y la falta de medios de la estación en una fecha como la de San Juan. «Tendría que haber habido más medidas. En una noche así hay mucha gente. No es justo que el paso no estuviera abierto, que no hubiera señalización ni vigilancia», añadía antes de llorar. En paralelo, continuaba el proceso de identificación de las 13 víctimas, todas ellas de origen sudamericano. Al menos cinco de ellas son ecuatorianas y dos colombianas, según informaron las autoridades de estos países. No se puede decir que nadie hubiera alertado con anterioridad del riesgo de una calamidad, puesto que la edil de Castelldefels Àngels Coté (ERC) advirtió de un disgusto en un pleno de 2009. «En la noche de San Juan aquello puede ser una ratonera. Han cerrado el puente y, por tanto, no podemos subir desde el andén por el exterior y, además, aunque salgas de prisa quedas en una ratonera, porque la salida es muy lenta», afirmó, de forma premonitoria.

Renfe mantiene la huelga- Ni el peor accidente ferroviario desde 2003 impedirá que los trabajadores de Renfe vayan a la huelga. La empresa pidió ayer, sin éxito, a los sindicatos que desconvoquen la huelga de 24 horas prevista para hoy al coincidir con la jornada de luto por los fallecidos en Castelldefels.- Fuentes de los sindicatos negaron a Efe que se hubiese llevado a cabo esa petición ya que, de ser así, la hubiesen estudiado. El paro se desarrollará desde las 00:00 horas hasta las 24:00.