Primer trasplante de un pulmón regenerado in vitro

La «ingeniería de órganos» logra hacerlo funcionar dos horas en ratasArriba, A la izda., el mismo, tras su implante. Las flechas señalan el pulmón manipulado (Engineered lung), el corazón (Heart) y el pulmón (Native lung Lung)

El pulmón en un biorreactor
El pulmón en un biorreactor

Madrid- La «ingeniería de órganos», una novedosa técnica que evita el rechazo de los mismos tras el trasplante, promete revolucionar este campo en un futuro cercano. Hasta ahora, se han conseguido logros con tejidos no muy complejos, como es el caso de la tráquea implantada a una mujer de 30 años aquejada de estenosis en el Hospital Clínico de Barcelona. Gracias a la intervención –realizada hace poco más de año y medio–, la paciente se convirtió en la primera trasplantada que no necesita fármacos inmunosupresores que eviten la respuesta natural de rechazo a todo tejido procedente de otro organismo.«Biochasis»La técnica consiste en «limpiar» el órgano a implantar de todo rastro celular del donante, hasta dejarlo en su estructura básica –la matriz o «biochasis», conservando en este caso las ramificaciones bronquilaes y vasculares– e introducirlo luego en un aparato, llamado biorreactor, en el que «vuelve a la vida» tras bañarse en soluciones celulares del receptor cultivadas in vitro. Así es como se consigue que el sistema inmune del trasplantado reconozca el órgano manipulado como propio, disfrute de una recuperación más rápida y prescinda de la citada medicación, que se toma de por vida y tiene bastantes efectos secundarios.Ahora, investigadores de la Universidad de Yale (Connecticut) han llevado a cabo con éxito el procedimiento en ratas de laboratorio con un pulmón, uno de los órganos más difíciles de trasplantar, hasta el punto de que sólo entre el 10 y el 20 por ciento de los pacientes sobreviven pasada una década desde la operación.El logro, del que se hace eco «Science», consistió en cultivar células pulmonares endoteliales y epiteliales, e inocularlas a través de la arteria pulmonar y de la tráquea, respectivamente, en un biorreactor que emula las condiciones del útero materno. El cultivo «repobló la matriz con células totalmente funcionales», asegura la directora del ensayo, Laura Niklason, profesora de Ingeniería Biomédica de Yale.El órgano fue luego implantado en varias ratas, donde se comportó «mecánicamente igual que un pulmón natural», intercambiando O2 y CO2, y oxigenando la hemoglobina en el torrente sanguíneo –su función principal– durante entre 45 y 120 minutos. «Se trata de un primer paso en la regeneración de pulmones completos en animales más grandes y, eventualmente, en humanos», vaticina con optimismo Niklason, que prevé «años de duro trabajo» para lograrlo.En España, las enfermedades respiratorias suponen la segunda causa de mortalidad, con más de 100.000 muertes al año, según la Sociedad Española de Neumonología y Cirugía Torácica. El año pasado se realizaron 219 trasplantes de pulmón en nuestro país, alcanzando el máximo histórico.