El perfumero Guerlain acusado de racismo por decir que trabajó «como un negro»

El célebre creador de perfumes Jean-Paul Guerlain se encuentra en medio de una enorme polémica y amenazado con una denuncia por haber dicho en la televisión que trabajó "como un negro"para crear su último aroma.

"Por una vez, me puse a trabajar como un negro. No sé si los negros han trabajado tanto, pero bueno", afirmó el pasado viernes en la cadena pública "France 2". Guerlain, considerado uno de los hombres más ricos de Francia, utilizó la palabra "nègre", que tiene un sentido despectivo en francés, en lugar de "noir", más neutra.

La polémica llegó incluso al Gobierno, cuya ministra de Economía, Christine Lagarde, que consideró "patéticas"las palabras del Guerlain. "Espero que sea algo senil y sin importancia y que muestre excusas sinceras", afirmó la ministra en la radio RTL.

Las asociaciones SOS Racisme y el Consejo Representativo de las Asociaciones Negras (CRAN) aseguraron que estudian denunciar al perfumero. SOS Racisme cree que las denuncias "tienen un valor pedagógico"para acabar con "los clichés impregnados de resquicios coloniales". El CRAN, por su parte, pidió al gigante del lujo LVMH, propietario de la firma Guerlain, que se distancie del fundador de la perfumería más antigua de París, creada por su bisabuelo en 1828.

En la actualidad, Guerlain, de 73 años, no es ni asalariado ni accionista de la marca que lleva su apellido, simplemente es consejero en tendencias olfativas. El perfumero ha querido dejar al margen a LVMH, ha asumido personalmente la responsabilidad de las palabras y ha pedido excusas "a todos los que se hayan podido sentir heridos por estas palabras chocantes".

"Mis palabras no reflejan de ninguna forma mi pensamiento profundo, si no que revelan un error fuera de lugar que lamento profundamente", afirmó. Unas excusas que no todo el mundo cree sinceras, pues como recuerdan en SOS Racisme Guerlain ya dejó entrever un pensamiento xenófobo en el pasado.

Fue en 2002, cuando todavía estaba al frente de su perfumería y recibió una denuncia por trabajo clandestino en sus plantaciones de Mayotte, la colonia francesa situada en el océano Índico. Ante esa acusación afirmó: "Ya se sabe que aquí la mano de obra clandestina es un mal endémico". Meses después y tras el escándalo provocado por esas palabras, trasladó sus actividades a la vecina isla de Anjouan, perteneciente al archipiélago de Comoros.