La angustia de los familiares: «Mi hijo no ha vuelto a casa»

Numerosos familiares y amigos de las víctimas del accidente ferroviario que causó doce víctimas mortales en la estación de Castelldefels-Playa se han dirigido ya al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia de Barcelona desde el Centro Cívico Frederic Mompou de Castelldefels para intentar saber algo de sus allegados desaparecidos. Un equipo de doce psicólogos intenta ayudarles.

Amigos y familiares de las víctimas del accidente de Castelldefels
Amigos y familiares de las víctimas del accidente de Castelldefels

El Centro Cívico de la localidad costera barcelonesa fue habilitado hoy para atender a familiares y amigos de los afectados o las personas que acudían a la estación de tren para verificar si sus allegados se encontraban entre las víctimas del accidente. Muchos de ellos no saben aún si sus familiares desaparecidos se encuentran entre las víctimas mortales.

Una vez que el juez de Gavà ha ordenado el levantamiento de los cadáveres y su traslado al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia de Barcelona, el centro cívico de Casteldefels se ha ido vaciando y las personas que habían acudido a él se han ido trasladado paulatinamente a la ciudad condal.

En la cafetería del Instituto de Medicina Legal se ha habilitado una zona para atender a los familiares y allegados de las víctimas, en su mayoría originarios de países latinoamericanos y principalmente de Ecuador.

Los equipos de psicólogos que ya habían atendido a estas personas en Castelldefels, a los que se han sumado otros del departamento de Justicia de la Generalitat, se encuentran ya en el Instituto de Medicina Legal para ayudar a las personas que van llegando en busca de información sobre el estado de sus allegados o amigos.

La ayuda psicológica a estas personas es muy importante, puesto que algunas de ellas tendrán que participar después en la identificación de los cadáveres. Para ello, se ha destinado un equipo de doce psicólogos que prestará su apoyo en estos momentos tan delicados.

 

Casi un día después del atropello, que ha segado la vida de 12 jóvenes, muchas personas desconocen todavía si su hijo puede encontrarse entre las víctimas.

Dos furgones con los restos de las víctimas mortales, la mayoría jóvenes que iban a pasar la verbena de Sant Joan en la playa, han llegado a media mañana al Instituto de Medicina Legal, y poco después lo ha hecho un equipo de médicos forenses equipados con maletas con material para realizar las autopsias y las identificaciones.

Hasta aquí ha llegado, entre otros, Luis Alberto Leonidas, padre de un joven de 21 años, Alberto, que salió de casa ayer a las 16:00 horas dispuesto a pasar la noche de San Juan con unos amigos y que todavía no ha vuelto a casa.

"Me preocupa mucho mi hijo porque no es normal que no haya vuelto a casa, pero he preguntado aquí y me han enviado a Castelldefels", ha explicado Luis Alberto a los periodistas.

Frente a los rascacielos de la Ciudad Judicial se pasean algunas personas que, como él, se hacen preguntas que todavía no encuentran respuesta.

Dos chicos y una chica que no han facilitado su identidad y que se encontraban entre el grupo que intentó cruzar las vías del tren en Castelldefels y que fue arrollado también se han trasladado hasta aquí preocupados por el paradero de dos de sus compañeros.

"Éramos un grupo de 20 y la mayoría conseguimos pasar al otro lado antes de que llegara el tren, pero tenemos dos amigos hospitalizados y dos desaparecidos. No sabemos si están vivos o muertos", explica uno de los jóvenes, que afirma que el convoy Alaris que atropelló al grupo no emitió ningún aviso sonoro que pudiera advertir del peligro.

En la Ciudad de la Justicia se han bajado a media asta las banderas de la Unión Europea, España y Cataluña que ondean frente a la entrada principal en señal de duelo por la tragedia.

La consellera de Justicia, Montserrat Tura, ha llegado para reunirse con el equipo de forenses y conocer de primera mano cómo se va a desarrollar el trabajo de identificación de las víctimas.