Los mercados «pasan» de la desviación del déficit

MADRID- Calma chicha. Como por efecto de la sobrereacción que tiene medio desquiciados a los mercados en los últimos meses cualquier mala noticia, o el mero indicio de la misma, se torna en catástrofe en el parqué, ayer se esperaba otra "jornada de pasión"en el parqué por la desviación del déficit público conocida el viernes. Pero se ve que las cuatro décimas, o 4.000 millones de euros extra de desvío, no preocupan demasiado a los inversores y el Ibex 35 salvó la jornada de ayer con relativa tranquilidad tras perder sólo un 0,65%. El retroceso le permitió conservar los 6.500 puntos, aunque no evitó que marcase un nuevo mínimo anual, 6.524.

El sector bancario sigue estando en el centro de todas las preocupaciones y continuó sumando pérdidas. Banco Santander cayó un 1,38% y BBVA un 1,15%, en tanto que Bankia, después del tremendo vapuleo sufrido la pasada semana, avanzó un tímido 0,4%, hasta cerrar a 1,76 euros por título, muy lejos de los 3,75 euros a los que cotizó en su debú en bolsa.

Privada de grandes noticias y contagiada por esa calma chicha que ayer dominó el parqué, la prima de riesgo también vivió otra jornada de calma. El diferencial entre el bono española a diez años y su homólogo germano, termómetro de la confianza en el país, cerró en 485 puntos básicos, uno más que el viernes. La rentabilidad de la deuda española repuntó una centésima, hasta el 6,28%, en tanto que la de la germana permaneció invariable en el 1,43%, en zona de mínimos.

La calma de ayer, no obstante, parece más un espejismo que una tendencia, a decir de los analistas. El equipo de mercados de Bankinter aseguró en su informe que "el entorno va a seguir siendo muy complicado a menos que el Banco Central Europeo (BCE) decida intervenir". La semana pasada, a pesar del duro castigo de los inversores y del vertiginoso incremento de la prima de riesgo, el eurobanco no compró deuda española, según confirmó ayer. Y esa parece que será su postura a menos que la situación se vuelva catastrófica.

Bruselas verifica las cifras
La Unión Europea enviará esta semana a España un equipo de expertos, que no «inspectores», de su oficina de estadísticas Eurostat para verificar los nuevos datos del déficit comunicados por el Gobierno de Mariano Rajoy a Bruselas tras la revisión llevada a cabo por la desviación sufrida por algunas comunidades autónomas. Este equipo verificará si los datos han sido «exhaustivos» con el fin de sacar lecciones para que la situación no se repita.