Retiro familiar en el sur tinerfeño

Para los que no renuncian al sol a pesar de lo que diga el calendario, el Iberostar Anthelia es el destino idóneo. Actividades para niños y adultos, tres restaurantes, dos bares y un spa aseguran el descanso y el entretenimiento 

Retiro familiar en el sur tinerfeño
Retiro familiar en el sur tinerfeño

Tenerife es, en sí mismo, garantía de éxito cuando pensamos en coger las maletas y salir unos días de vacaciones. Pero si a un destino como la isla del Teide le añadimos, además, un alojamiento de cinco estrellas, la jugada es, cuando menos, maestra. Puestos a elegir bajo la premisa de calidad, el Iberostar Anthelia es un acierto seguro, pues se presenta como un oasis ideal para el viajero, gracias a una completa oferta de servicios de verdadero lujo para parejas, familias y clientes de negocios.
Situado en primera línea del mar, entre las preciosas playas del Duque y de Fañabé –en la denominada Costa Adeje–, sería un pecado que el huésped no aprovechara la ocasión para bañarse en el Atlántico y comprobar, en primera persona, las bondades de la eterna primavera canaria. Pero lo cierto es que no es necesario salir de los límites del hotel para sacar el máximo partido a los días de sol y descanso. Una amplia piscina exterior –rodeada de palmeras que dan una agradable sombra a quien se tumba en sus hamacas– es el lugar idóneo para darse un chapuzón y, más tarde, tomar un baño de sol. Porque octubre y noviembre no tienen por qué ser sinónimo de abrigo y bufanda, al menos en las Islas Canarias.
 Después del chapuzón, el entretenimiento sigue asegurado tanto para grandes como para pequeños. Mientras los reyes de la casa juegan con otros niños o montan en bicicleta, los papás pueden aprovechar la ocasión para relajarse y recargar las pilas gastadas en el día a día. Para lograrlo tan sólo hay que dejarse caer por el Thai Zen SPAce, un nuevo concepto de bienestar y spa importado de Asia para el cuidado del cuerpo, la mente y el espíritu. Aquí el huésped puede escoger entre una variada oferta de servicios que incluyen yoga, meditación, ocho tipos diferentes de masajes, tratamientos faciales y corporales y programas de bienestar individuales, según las necesidades del cliente.

Thai Suites
Aunque, puestos a desconectar, merece la pena apostar por la última incorporación en concepto de descanso y wellness. Se trata de las Thai Suites, un único y exclusivo rincón asiático de casi 500 metros cuadrados, que se distribuye en una espléndida terraza, tres suites de casi cien metros cuadrados cada una, dos suites dobles y una individual. Todas las sesiones que se ofrecen constan de tratamientos de belleza como baños con flores o jacuzzi con aromas y un menú único diseñado para los paladares más exigentes.
Y es que una de las «joyas de la corona» del Iberostar Anthelia es, precisamente, la gastronomía. Especialmente concebido para los amantes de la comida gourmet, el restaurante Poseidón es una parada obligada para el viajero que quiera deleitarse sentado a la mesa. Para algo más rápido, el bufé libre Zeus también está a la altura de las circunstancias, mientras que el restaurante Portofino no defrauda a los amantes de la cocina italiana.