Un buen precedente

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El galgo Apeles está cada día más viejecito y comienzan a fallarle las patas «de atrás», como diría un ajeno al mundo de los animales. Ello le hace ser también más escéptico con los éxitos y fracasos. Sin embargo, ese escepticismo no impide que valore como un éxito importante, probablemente el único de la presidencia española en todos los ámbitos, la inclusión en el documento final de la última Cumbre Europea celebrada en Bruselas la semana pasada, de un párrafo dedicado a hablar de la PAC en el marco de la Estrategia UE-2020. Dicen los principales mandatarios comunitarios que «todas las políticas comunes, incluidas la política agraria común y la política de cohesión, habrán de apoyar la Estrategia. Un sector agrícola sostenible, productivo y competitivo supondrá una gran contribución a la nueva Estrategia, considerando el potencial de crecimiento y empleo de las zonas rurales». Se trata de un paso muy importante para el futuro del sector agrario. Primero, porque en los documentos iniciales de la Comisión Europea no había menciones a la PAC; gracias a las gestiones de la presidencia española, apoyada por otras delegaciones como la francesa, se ha logrado este párrafo. En segundo lugar, porque, a partir de ahora, cuando se aproximan importantes negociaciones sobre la PAC y el dinero para financiarla, habrá algo a lo que agarrarse para defenderlos. En términos jurídicos se ha sentado jurisprudencia. Algo es algo.