El camino es la austeridad

La Razón
La RazónLa Razón

La problemática fiscal de países como Grecia y las desavenencias en términos de gobernanza a nivel europeo están obligando a España a convivir con un entorno complicado. Así, en las últimas semanas, la prima de riesgo soberana se ha situado cerca de los máximos alcanzados el pasado noviembre. En este contexto, el mercado está siguiendo de cerca la evolución de las cuentas públicas y el proceso de recapitalización del sistema financiero. En positivo, España ha conseguido distanciarse de los países periféricos con mayores problemas. A ello han contribuido el cumplimiento de los objetivos fiscales en 2010, la adopción de reformas estructurales y la reestructuración del sistema financiero. En el terreno económico, la demanda doméstica permanece lastrada por el paro, el endeudamiento privado, el carácter restrictivo de la política fiscal y el proceso de ajuste inmobiliario. A pesar de ello, la actividad se ha estabilizado apoyada por el buen comportamiento del sector exterior. En adelante, el camino por recorrer es largo y no estará exento de obstáculos. La credibilidad fiscal de nuestro país se seguirá mirando con lupa. España deberá mantener el rigor en el cumplimiento de sus compromisos fiscales y la austeridad deberá ser la nota predominante de los presupuestos. El ajuste fiscal seguirá limitando la capacidad de crecimiento. Por ello, también será importante avanzar en las reformas estructurales, para fortalecer la competitividad.