El Banco de España urge a una reforma del sistema salarial

El director del Servicio de Estudios del ente supervisor aseguró que las medidas del Gobierno son necesarias.

El director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina
El director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina

VALENCIA- La reforma del mercado laboral y, concretamente, del sistema de negociación colectiva salarial, es una asignatura pendiente y de obligado cumplimiento para el Gobierno español. Así lo aseguró ayer el director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, durante su ponencia en el seminario «Pasado y presente: de la Gran depresión del siglo XX a la Gran Recesión del XXI», organizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.El dirigente del órgano estatal criticó que en 2009, con una caída de la economía española del 3,7 por ciento, los salarios se incrementasen en un cuatro por ciento. Aseguró que hay algunos aspectos -como éste, por ejemplo- en los que España no se ha equiparado al resto de países pertenecientes a la Unión Europea y deberá hacerlo «para lograr una recuperación sólida y evitar quedar atrapados en un crecimiento débil».Otro de los aspectos que se debe reformar de manera acuciante, es el sistema financiero. Señaló que cabe esperar que a 30 de junio la mayoría de las entidades, si no todas, que tenían la necesidad de reestructurarse, hayan utilizado las posibilidades que ofrece el FROB y que, así, el sistema financiero pueda estar en condiciones de suministrar los flujos de financiación cuando la economía se empiece a recuperar.En cuanto al origen de esta crisis, el director del órgano regulador, explicó que en España éste viene derivado de una serie de problemas estructurales que iba arrastrando la economía del país, como las ya comentadas características del mercado de trabajo, el exceso de oferta crediticia o la desproporcionada inversión en el sector inmobiliario. Con lo cual, señaló, «España vive su propia crisis».Con respecto a las medidas presentadas por el Gobierno central esta semana para reducir el déficit, señaló que «es una decisión necesaria, acertada y positiva para la recuperación de la economía y para la estabilidad y la integridad de la unión monetaria».Además, aseguró que «los indudables costes que supone para la sociedad, se verán sin duda compensados por una mayor protección frente a las vulnerabilidades generadas por la crisis y mediante una posición más sólida para afrontar la recuperación».