La unidad en el PSOE le dura a Griñán 48 horas tras agravarse la crisis en Jaén

Sevilla- Menos de 48 horas le ha durado a José Antonio Griñán la unidad que buscó el domingo en Sevilla con un acto de autoafirmación de su liderazgo. Juntó a los ocho secretarios provinciales del PSOE y a los seis representantes autonómicos en la Comisión Ejecutiva Federal –Chaves y Zarrías incluidos– y les pidió cohesión para remontar la ventaja que el PP-A tiene de cara a las autonómicas. Su solicitud se ha cobrado su primera víctima: la ex alcaldesa de Jaén, Carmen Peñalver, ha dimitido de todos sus cargos –en el Ayuntamiento y en la Diputación Provincial– y deja la política.

La decisión de Peñalver viene motivada por su enfrentamiento con el secretario provincial del partido en Jaén, Francisco Reyes. El trasfondo es más complejo. El presidente del PSOE de Jaén y antiguo secretario provincial es Gaspar Zarrías. Reyes no toma decisiones sin el beneplácito del ahora «número cuatro» del PSOE Federal. El conflicto con la ex alcaldesa se había enquistado. En medio se cruzó la reclamación de Griñán a todos los mandos del partido para mostrar una imagen de cohesión. En su discurso del domingo dijo que «las provincias son fundamentales en la tarea de elaborar una estrategia regional». Peñalver no estaba en sintonía con la dirección provincial. Sobraba.

Pese a que Francisco Reyes negó ayer que existiera un pacto –apoyo para Griñán a cambio de silenciar a Peñalver–, la realidad es que ambos han conseguido lo que buscaban. Incluso se mostró molesto porque no le comunicó la decisión que achacó a una «decisión personal».
Queda un fleco pendiente. Mar Moreno, consejera de Presidencia y «número dos» de Griñán en la Junta siempre se ha alineado con Peñalver. La ha apoyado públicamente y ha utilizado su poder en el Gobierno andaluz para tomar partido a través de los nombramientos de los delegados provinciales. Ayer, tras el Consejo de Gobierno, confundió la sede institucional de la Junta con la sede regional del PSOE-A y apuntó que «somos muchos los que en Jaén y fuera de Jaén pensamos que facturas internas de este tipo hacen más pequeño al partido». Por si quedaba alguna duda, aseguró que «Carmen Peñalver es un ejemplo de coherencia, valentía y responsabilidad. Lo ha sido en su trabajo y lo es ahora en su retirada».

¿Erosionará este episodio la relación entre Griñán y Moreno? La consejera de Presidencia quiso descartarlo: «Estoy muy bien donde estoy y estoy muy bien con quien estoy». De nuevo los problemas del PSOE salpicando la gestión de la Junta.

El que no se salió del guión fue el portavoz del PSOE en el Parlamento, Mario Jiménez. Fiel a su estilo, restó trascendencia a la dimisión y apuntó que hay gente «capacitada» para suplirla. Sus palabras no gustaron a los concejales del PSOE en el Ayuntamiento, que le pidieron «que hable de Huelva» y que «cesen las provocaciones».

 

El polvorín socialista

ALMERÍA
Ayer mismo dimitieron dos nuevos miembros de la Agrupación Local. Desde el jueves son ya 15 los que han dejado el cargo. El secretario provincial es Juan Carlos Usero, que en junio se hizo con el poder desbancando a Diego Asensio y Martín Soler.

CÁDIZ
Griñán nunca ha controlado esta agrupación. El secretario provincial es Francisco González Cabaña, hombre de confianza de Manuel Chaves y Luis Pizarro. LA RAZÓN ya informó de que el ex consejero ha hecho intentos por patrocinar una candidatura alternativa.

CÓRDOBA
Hay un sector crítico enfrentado a Juan Pablo Durán. Griñán usó el BOJA para cerrar la crisis y cesó en agosto a delegados provinciales afines a los críticos. Antes de las elecciones generales dimitó la cúpula de la capital enfrentada con la dirección provincial

GRANADA
El principal movimiento en la provincia se da en las redes sociales. El alcalde de Jun lidera un sector que apuesta en internet por refundar el PSOE y se muestra crítico con el liderazgo de Griñán. Teresa Jiménez es la secretaria provincial del partido.

HUELVA
La acumulación de poder del secretario provincial Mario Jiménez –portavoz del PSOE en el Parlamento y «número tres» de la dirección regional– mantiene a la provincia sin voces discrepantes significativas y unida en torno al presidente de la Junta.

JAÉN
Como en Cádiz, el control siempre ha estado en manos de Gaspar Zarrías. Su enfretamiento con Mar Moreno ha derivado en la dimisión de Carmen Peñalver. Una gestora que presidirá Juan Cornejo se ha hecho cargo de la dirección del partido en la capital.

MÁLAGA
Aquí la crisis es casi secular. Miguel Ángel Heredia es el secretario provincial y Francisco Conejo es el secretario de Organización. Han pedido su dimisión varias veces, pero ahí se mantienen con el apoyo de la regional. Los críticos piden un congreso provincial.

SEVILLA
José Antonio Viera, con el apoyo de Susana Díaz, «número dos» del PSOE-A, controla la agrupación más importante. Hay pocos movimientos contra Griñán porque ambas direcciones están unidas. Sólo el escándalo de los ERE erosiona la figura de Viera.