Champions League

Papel mojado

La Razón
La RazónLa Razón

El padre de Higuaín, «Pipa», se está poniendo muy pesado, me cuentan, y aporrea las puertas del Madrid para mejorar el contrato que su hijo firmó hace tres años y medio, con vigencia hasta 2013. «Pipita» percibe dos millones anuales, responde con goles y pretende doblar la cantidad... Hasta que marque más goles y exija duplicar las cifras del último acuerdo, porque en el fútbol los contratos son papel mojado. Pierden valor de un día para otro, como los coches. La obstinación del «Pipa» va a desembocar en el traspaso del «Pipita»: sus goles no mejoran sus prestaciones publicitarias y, además, obstaculizan la progresión de Benzema, el futuro mirlo blanco del mercado francés, uno de los fichajes estelares del presidente madridista que, una temporada más, tendrá que rascarse el bolsillo para reforzar una plantilla desequilibrada... Habrá traspasos y fichajes. Uno de éstos iba a ser Silva, por quien el Valencia esperaba recibir una buena inyección económica y un jugador. Sus preferencias apuntan a Granero, no a Parejo. El Madrid no traga y Silva podría eternizarse a orillas del Turia.