El Polisario cancela una reunión con el PSOE por vetar el tema del referéndum

Que las relaciones entre el PSOE y el Frente Polisario no atraviesan un buen momento no es una novedad para nadie. De ahí que el pasado 15 de noviembre los socialistas se comprometiesen en París a celebrar una serie de encuentros bilaterales con el Polisario para «fortalecer los canales de interlocución». Prevista para las 19:00 horas de ayer, la reunión no llegó a celebrarse y el ansiado acercamiento se tornó en un nuevo y tosco enfrentamiento.

Iglesias anunció que no acudiría a la reunión con el Polisario
Iglesias anunció que no acudiría a la reunión con el Polisario

El origen de la polémica radica en unas declaraciones realizadas el domingo por el delegado saharaui para España, Bucharaya Beyún, en las que anunciaba que mantendría una ronda de contactos con distintos partidos políticos, incluido el PSOE, para buscar apoyos al referéndum sobre el Sáhara Occidental. Nada que ver con la realidad del encuentro, a juicio de los socialistas, quienes desconocían que el Frente Polisario tuviese en mente reunirse con otras formaciones (hoy con el PP).

Pero no es lo único que molestó al PSOE ni lo que provocó que su secretario de Organización, Marcelino Iglesias, anunciase que ya no acudiría a la reunión. En una nota aclaratoria, la secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, quiso dejar claro que el Polisario había modificado la agenda de la reunión de forma «unilateral y sin aviso». O lo que es lo mismo, que el tema del referéndum no entraba en el trato.

Una versión que dista mucho de la ofrecida por Bucharaya Beyún, quien calificó de «incomprensible» que el PSOE intentase «vetar» el tema del referéndum cuando saben de sobra que es la «razón de ser» del Frente Polisario. «Es por lo que llevamos años luchando», matizó el delegado saharaui, que no entendía por qué los socialistas tienen miedo a tratar este tema. Y fue más allá al asegurar que «no había agenda alguna», en referencia a las acusaciones del PSOE, y decir que el papel de «mediador» entre el Polisario y Marruecos «no le compete a él sino a la ONU».

Así, la delegación saharaui cancelaba la reunión porque «no se había respetado lo acordado». Y el PSOE utilizaba el mismo argumento para justificar la ausencia de Iglesias en esa reunión.