Eguiguren se reunió con Otegi «dentro y fuera del Parlamento»

El tribunal silencia las implicaciones políticas de la declaración del presidente del PSE sobre Anoeta

Eguiguren evita a la prensa a su llegada a la Audiencia
Eguiguren evita a la prensa a su llegada a la Audiencia

MADRID- Como las grandes tardes de toros que después se quedan sólo en el cartel, la declaración de ayer del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, en el juicio contra Otegi –que quedó visto para sentencia– pasó en muy poco tiempo de la expectación a la decepción. Exactamente en diez minutos, el tiempo que estuvo respondiendo a las (escasas) preguntas que el presidente del tribunal, Fernando García Nicolás, permitió formularle a su defensa. Y es que el magistrado, como los buenos defensas, atajó una y otra vez cualquier intento de la abogada Jone Goirizelaia de que Eguiguren avalase, en términos políticos, el mitin de Anoeta celebrado en noviembre de 2004 por el que Otegi y los también dirigentes batasunos Joseba Permach y Joseba Álvarez se sientan en el banquillo acusados de exaltar a ETA.
 
A pregunta de García Nicolás (G. N.), Eguiguren (E) empezó dejando claro que no tiene una relación de amistad con los procesados:
–E: Los conozco como los conoce media Euskadi, porque entre otras cosas he estado reunido con alguno de ellos tanto en el Parlamento como fuera del Parlamento, cuando éramos parlamentarios.
–G. N: La amistad normal que surge de conocerse, no íntima, de amigos, ¿no?
–E: No, no.

Pero pronto quedó claro que el tribunal no estaba dispuesto a que Goirizelaia (G) tendiera el trapo político al testigo:
–G: ¿Usted no comulga con los postulados de la izquierda abertzale, verdad?
–G. N: Esa pregunta no se la voy a permitir.
–G: Protesto.
–G. N: No hace al caso. La Constitución no permite preguntar sobre preferencias políticas.
El magistrado sí le dejó contestar en referencia a las reuniones mantenidas con algunos de los procesados.
–E: Sí, básicamente con Arnaldo Otegi, aunque en algunas reuniones también han estado presentes Pernando Barrena y Permach.
–G: ¿Cuál era el objetivo?
–G. N: No hace al caso.
–G: ¿Con anterioridad a 2004 o durante ese año?
–G. N: No ha lugar. No es pertinente.
García Nicolás levantó el pie cuando Goirizelaia preguntó al testigo si sabía que el 14 de noviembre de 2004 se iba a presentar una declaración:
–E: Conocía la declaración que se iba a presentar, como la conocía media España, porque se había divulgado a través de los medios de comunicación.
–G: ¿Conocía el contenido?
–G. N: No es pertinente.

García Nicolás decidió entonces evidenciar que cualquier respuesta de Eguiguren en relación al acto de Batasuna no iba a tener relevancia alguna para la suerte de los acusados.
–G. N: ¿Fue usted al acto?
–E: No, yo con ir a los míos ya tengo bastante.

La abogada volvió a la carga:
–G: ¿Sabía cuál era el objetivo del acto?
–G. N: No es pertinente, ya se la he declarado impertinente antes.
¿Y el Gobierno del Estado?»
Eguiguren zanjó la cuestión en la siguiente contestación: «Evidentemente, el contenido del acto no lo podía conocer, pero sí la declaración». Y casi a la desesperada, llegó la pregunta que todos esperaban:

–G: ¿El Gobierno del Estado lo conocía?
Pero el presidente del tribunal seguía con los reflejos intactos.
–G. N: No es pertinente.

A Eguiguren –a quien la fiscal Teresa Sandoval no hizo una sola pregunta dado que «no estuvo presente en el acto»– sólo le restó tiempo para contestar al abogado del Foro Ermua, Fernando García Capelo, quien le preguntó si sabía que se trataba de un mitin de la ilegalizada Batasuna.
–E: No sé exactamente de quién era el acto. Supongo que alguien pidió una autorización y se le dio. Todos sabíamos que era de la izquierda abertzale.

En su informe final, la fiscal Sandoval –que mantuvo su petición de año y medio de cárcel para los tres procesados por enaltecer a ETA– afirmó que Otegi, Permach y Álvarez «planificaron, organizaron y dirigieron conjuntamente» un evento en el que se homenajeó «a miembros de la organización terrorista». Para Sandoval, «es totalmente impensable que sea el montador de una empresa subcontratada el que haga el guión». Para la representante del Ministerio Público, los acusados «tenían pleno conocimiento del vídeo exhibido» (en el que según acreditaron dos peritos figuraban cerca de 80 etarras ya fallecidos).

Para el abogado del Foro Ermua, «no cabe duda de que el acto está organizado por Batasuna», con el objetivo de presentar una propuesta avalada por ETA.

Goirizelaia, sin embargo, insistió en que los acusados «no tenían conocimiento de los actos concretos que se iban a desarrollar», en un mitin del que, reiteró, el PSOE «estaba informado». Mientras, Iruin mantuvo que su cliente, Joseba Álvarez (que gestionó el alquiler del velódromo de Anoeta), fue «un mero espectador» y en ningún caso el promotor.


Asesorado por Rubalcaba
- El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió ayer que el pasado jueves habló con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, para manifestarle su apoyo horas antes de que compareciese en la Audiencia Nacional. «A nadie se le oculta que yo hablo con Eguiguren, a veces lo hemos hecho en público, para estar de acuerdo y para discrepar. En los últimos días he hablado con él, ayer concretamente, y fue para decirle que estoy de acuerdo con lo que dijo el lendakari Patxi López en Andoain», aseguró en referencia al acto en el que el lendakari calificó al presidente del PSE como «un hombre bueno» que «busca la paz», informa Ep. «En la medida que yo pueda, no voy a consentir linchamientos ninguno», advirtió Rubalcaba.