Literatura

El libro que jamás verá la luz

Marc Pastor revela el contenido de su obra inédita «Caballeros del Génesis»

Un dibujo en el que se puede constatar la labor de documentación del autor
Un dibujo en el que se puede constatar la labor de documentación del autor

BARCELONA- Antes de triunfar en la república de las letras, muchos autores lanzan a la papelera inifinidad de páginas. En ellas hay numerosas horas de trabajo, los primeros intentos de buscar unos personajes y una historia que seduzcan al lector. Muchas veces esta búsqueda de una voz literaria personal también supone adentrarse en uno terreno que poco tiene que ver con lo que será su camino posterior como narrador.
Marc Pastor tiene tras de sí tres novelas y el reconocimiento tanto de crítica como de público gracias a estas obras, pero para llegar hasta aquí también estuvo trabajando en una novela que sigue oculta. Durante mucho tiempo abocetó novelas y relatos, pero no fue hasta 2001 que concluyó su primera novela, «Caballeros del Génesis», que permanece hoy inédita por deseo de su autor. «Un fin de semana, durante una excursión a Besalú mientras visitaba el pueblo, fui imaginando una historia medieval. El lunes siguiente empecé a escribir y a documentarme, pensando también en el libro como una obra ilustrada con dibujos que pudieran parecer grabados antiguos. En ello estuve durante dos años», explica Marc Pastor a LA RAZÓN.
«Caballeros del Génesis» es una novela de novelas en la que se entrecruzan numerosas historias, con un trasfondo medieval. La acción transcurre en 1266. Arnau, un esclavo con cierto parecido con Morgan Freeman que trabaja para el rey Jaime I, recupera unas monedas aparecidas en Granada. En ellas, como le demuestra un judío de Besalú especialista en decodificar estos materiales, está la clave para encontrar la tumba de Alejandro Magno. En la trama aparecen personajes reales como Ramon Llull o Marco Polo en papeles que van más allá del cameo. Intrigas y aventuras se pasean por el laberinto del minotauro o ante el árbol de la ciencia. Todo esto, además de escribirlo, fue dibujado siguiendo los grabados antiguos. En la trama volcó todas sus lecturas de adolescencia, especialmente leyendas artúricas, así como su devoción por las sagas de Indiana Jones o «La Guerra de las Galaxias».
Pastor paseó el manuscrito por varias editoriales. «Creo que conservo todas las cartas de rechazo. Soñaba entonces con ser un escritor consagrado y de fortuna», admite Pastor con ironía. Con el tiempo pasado, el autor de «La mala dona» o «L'any de la plaga» cree que ese libro fue «un banco de pruebas, una manera de demostrarme a mí mismo que podía acabar una novela. Me sirvió para poder construir unos personajes, ir puliéndolos. Era una manera de desvirgarme literariamente. Muchos de los que lo han leído dicen que tiene mi sello».
También tiene claro que este libro, pese a tenerlo registrado, no verá la luz. «Lo que sí hago es aprovechar algunos materiales. Mi primera novela publicada, "Montecristo", es como una versión evolucionada de todo aquello. De hecho, creo que el conjunto de mi obra es como una especie de "Juegos reunidos"donde empleas las mismas fichas para distintos tableros».
Por esa razón, en el nuevo libro en el que trabaja y que no se publicará hasta el próximo año, habrá algo de «Caballeros del Génesis». Por ahora solamente lleva escritos dos capítulos, pero se niega a descubrir ni un solo pasaje de esa trama. Será necesario esperar probablemente hasta finales de 2012.