Sombra de gestora en Getafe

Gómez planea disolver la agrupación del municipio para controlar la sucesión de Castro. El ex alcalde quiere sacar a los afines al secretario general de su Ejecutiva y celebrar primarias

Los choques entre Gómez y Castro se han agravado hasta tal punto que los afines al líder del PSM han amenazado con disolver la Ejecutiva local
Los choques entre Gómez y Castro se han agravado hasta tal punto que los afines al líder del PSM han amenazado con disolver la Ejecutiva local

MADRID- Los resultados de los comicios municipales han dejado al Partido Socialista de Getafe hecho trizas. Si antes de las elecciones las diferencias entre el ex alcalde Pedro Castro y el líder del PSM, Tomás Gómez, ya eran públicas, con la salida de Castro de la alcaldía y su decisión de realizar una conferencia de política municipal entre los socialistas de Getafe para dar un nuevo rumbo a su proyecto político, la relación se ha tensado más aún.
Castro pretende que del cónclave que van a celebrar los próximos 11 y 12 de julio salga una nueva Comisión Ejecutiva para el PSOE de la localidad. Quiere también empezar a organizar un proceso de primarias –en las que además de miliantes participen, aseguró el ex alcalde, simpatizantes de su formación– para nombrar a su sucesor en la candidatura.
Tras más de dos décadas en el Ayuntamiento, la intención de Castro es dejar todo bien atado. Sabe que los miembros de la agrupación en el municipio le son en su mayoría favorables y pretende seguir al frente del PSOE de Getafe como secretario general. Sin embargo, según ha podido saber LA RAZÓN, los afines a Gómez no se lo van a poner tan fácil. Desde el PSM ya se ha llegado a amenazar con disolver la Ejecutiva local e imponer una gestora para el partido (que hasta ahora ha sido uno de sus más importantes feudos) si los afines a Tomás Gómez en Getafe no salen «vivos» de la conferencia política de Castro. No sería la primera vez que desde Callao intentan mover la silla al ex regidor, al que la pasada primavera pidieron que diera un paso atrás y no concurriera a las municipales como «número uno». Al parecer, según las mismas fuentes, son Victoriano Gómez y otros tres concejales socialistas quienes están ejerciendo más presión sobre el presidente de la FEMP para que no se produzca ningún movimiento en la Ejecutiva «si quiere evitar males mayores».