Los vecinos seguirán «desterrados» de sus hogares durante seis meses

La Universidad de Sevilla sufragará los arrendamientos a la espera de los trabajos de consolidación. 

Los vecinos seguirán «desterrados» de sus hogares durante seis meses
Los vecinos seguirán «desterrados» de sus hogares durante seis meses

Poco después de que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, advirtiera en el Prado de San Sebastián de que el desalojo de la barriada de la Renfe, debido a la aparición de grietas y al peligro de desplome de una grúa de obra, «va para largo», las familias afectadas eran informadas ayer en la Macarena de que el «destierro» forzado de sus hogares durará al menos seis meses.Éste es el plazo estimado por la constructora del aparcamiento subterráneo y la nueva Escuela de Enfermería de la Universidad de Sevilla, responsable de las obras y de los desperfectos ocasionados en 40 viviendas.El delegado del distrito, Enrique Lobato, y el vicerrector de Infraestructuras de la institución educativa, Antonio Ramírez de Arellano, detallaron a los damnificados la situación de sus pisos y el cronograma de actuaciones planteado para acometer el arreglo de los daños, reiterando que se prolongará durante medio año «como mínimo».Mientras, las personas perjudicadas serán reubicadas en viviendas de alquiler «por el entorno más cercano» de la zona de la Macarena, cuyos gastos serán sufragados en su totalidad por la Universidad. Mañana miércoles está previsto un nuevo encuentro para programar el traslado desde los hoteles ocupados hasta el momento y que cada afectado exponga sus «necesidades de realojo», teniendo en cuenta si se trata de familias numerosas, la proximidad a los colegios y guarderías, la accesibilidad o la atención a los vecinos de más edad.Las familias aceptaron las condiciones expuestas por las autoridades municipales y educativas. Realmente, tampoco les queda más remedio, conscientes de que lo más importante es su propia seguridad.Hoy se esperan los resultados del laboratorio de referencia sobre las muestras recogidas y las pruebas realizadas en las viviendas de la Renfe, pero ya está claro que la reparación de las grietas y demás desperfectos requerirá un trabajo concienzudo. Según la dirección facultativa de la promotora de la obra y los técnicos supervisores de la Gerencia de Urbanismo, se calcula que sólo los análisis de planimetría, comportamiento del terreno y estructura de los edificios –en los que están interviniendo catedráticos especialistas de la propia Universidad– durarán de dos a tres semanas.Tras la realización de un informe técnico en base a los datos que se obtengan, se iniciará la rehabilitación de los pisos y el reforzamiento de las medidas de seguridad de la losa de cimentación del foso del aparcamiento, así como los anclajes de las pantallas. En estas tareas se emplearán los seis meses calculados. Hasta entonces se mantendrá activado el dispositivo de apoyo a los afectados, que incluye plazas de guardería de la Universidad, talleres infantiles, actividades deportivas del Sadus y programas de estudio.