Cinco playas para seis millones

En la Comunidad de Madrid, sólo hay cinco lugares autorizados para el baño. Hay otras treinta zonas en ríos donde los madrileños acuden cada verano

Y el verano que viene, la costa del Manzanares
Y el verano que viene, la costa del Manzanares

MADRID- De los seis millones de habitantes que viven en la Comunidad de Madrid, el 45 por ciento no viajará fuera de las fronteras regionales este verano. La cifra proviene del Barómetro de Consumo que cada año elabora el Ayuntamiento de Madrid y la lógica dice que, el resto buscará refugio en piscinas y entornos naturales para combatir las altas temperaturas de estos meses.

Cuando esto se produce, los madrileños tienen cinco opciones, que son las cinco zonas que la Comunidad de Madrid autoriza para el baño: la playa del Alberche de Aldea del Fresno, los Villares del río Tajo en Estremera, la Charca Verde del río Manzanares en la localidad de Manzanares el Real, las Presillas del río Lozoya en Rascafría y el embalse de San Juan de San Martín de Valdeiglesias.


Lo cierto es que aunque éstos son los únicos espacios en los que el agua está vigilada y controlada por la Dirección General de Sanidad de la Comunidad, los excursionistas van mucho más allá de sus indicaciones, ya que, según el «Informe de Aguas Continentales» de 2010 de Ecologistas en Acción, hay bañistas en otras treinta zonas de la región; lugares en los que no se vigila la calidad de las aguas y que podrían ser peligrosos. Son los casos del embalse de Riosequillo de Buitrago de Lozoya, las Berceas de Cercedilla, el embalse del Atazar, los Chorros del río Tajo en Estremera, la «playa» de Estremera, el remanso de la Tejera en Fuentidueña del Tajo, el río Madarquillos a su paso por el municipio de Horcajo de la Sierra, la Hoya Encavera en Lozoya, el embalse de Pinilla, el embalse de Picadas en San Martín de Valdeiglesias o la Huelga de San Bartolomé en Talamanca del Jarama, y así hasta 18 localizaciones donde está prohibido el baño, pero muchos hacen caso omiso.
 
A estas zonas se unen otras doce en las que hasta hace unos años estaba permitido nadar, pero actualmente están descatalogadas y por tanto no existe un control de calidad de sus aguas. En esta categoría se encuentran lugares muy populares como las «pozas» del río Tajo a su paso por el municipio de Aranjuez, el río Manzanares a su paso por Colmenar Viejo, el embalse de El Vellón en el municipio de Guadalix de la Sierra, el embalse de Santillana en Manzanares El Real o varios emplazamientos del río Jarama en el municipio de Villamanrique de Tajo o Talamanca del Jarama.

La Dirección General de Salud Pública y Alimentación es el organismo responsable de la catalogación y vigilancia de la calidad de las aguas de las zonas en las que está permitido el año. De hecho, de forma periódica se publican los datos.


Y el verano que viene, la costa del Manzanares
Se trata de uno de los principales compromisos electorales del alcalde de Madrid y, a falta de otra costa más cerca, la playa de Madrid Río estará ya abierta a los madrileños el verano que viene. En estos momentos la playa urbana en el parque de Arganzuela aún está inmersa en unas obras que el Consistorio de la capital espera concluir en la primavera del año que viene. El proyecto urbanístico más ambicioso de cuantos ha tenido esta legislatura Alberto Ruiz-Gallardón tendrá 832.000 metros cuadrados de parques, nueve kilómetros de carril bici, diez más de itinerarios peatonales y pistas de BMX.