Crece el empleo y descienden en casi trece mil los parados en la Región

La patronal alerta de que el paro crece en la Industria y los sindicatos denuncian la precariedad de los contratos.

En este tercer trimestre dos de cada tres empleos creados han sido ocupados por mujeres
En este tercer trimestre dos de cada tres empleos creados han sido ocupados por mujeres

Valladolid- Buenas noticias. El paro ha descendido en Castilla y León en casi trece mil personas en los meses de julio, agosto y septiembre, respecto al trimestre anterior, situando en 181.400 el número de desempleados a nuestra Comunidad. Además, el descenso del paro en Castilla y León supera en más de cinco puntos a la media del registrado en España, que cerró este trimestre con 70.000 parados menos que entre abril y junio, situando la cifra de desempleados en septiembre en 4,57 millones, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Los datos revelan también que la mayor parte de los empleos creados se corresponden al sector Servicios y que las mujeres han ocupado dos de cada tres empleos creados este trimestre.La tasa de paro masculino se situó en la Comunidad en el 13,26 por ciento, mientras que la femenina en el 17,66 por ciento, dos puntos menos que entre abril y junio.

Además, Ávila es la provincia de Castilla y León con mayor tasa de paro al término de este tercer trimestre del año, con casi un 22 por ciento, lo que supone casi siete puntos por encima de la media de la Comunidad, que está situada en el 15'18 por ciento.

Pese a que se trata de datos positivos, desde el Gobierno regional no quieren lanzar las campanas al vuelo, ya que los meses de verano son tradicionalmente buenos en la creación de puestos de trabajo, y se trata de empleos en su mayoría temporales.


Castilla y León cumple
Al hilo de esto, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se mostraba satisfecho por este descenso del desempleo, pero pedía prudencia y cautela por este motivo. Desde el Gobierno regional también hablaba el viceconsejero de Empleo, Ignacio Ariznavarreta, quien valoraba positivamente el descenso del paro femenino principalmente, donde las dos terceras partes de los más de 18.000 nuevos ocupados en Castilla y León son mujeres.

Asimismo, Ariznavarreta se felicitaba de que el descenso del paro haya sido mayor en porcentaje en Castilla y León que la mdia de España, «gracias a las políticas de empleo que se están impulsando en la Comunidad que están teniendo un mejor comportamiento frente a la crisis».

Por el contrario, desde el PSOE dan la vuelta a los datos de la encuesta y hacen hincapié en la comparación anual respecto a los meses de julio, agosto y septiembre de 2009, que revelan un aumento del paro del 18 por ciento en Castilla y León frente al 10 por ciento en España. Un porcentaje que sitúa a Castilla y León entre las cuatro regiones españolas donde más ha subido el paro en el último año. Asimismo, los socialistas advierten de los «desequilibrios» entre provincias, y denuncian que no es normal que en Segovia el paro haya aumentado un 4 por ciento en Zamora lo haya hecho un 54 por ciento.

Tampoco se muestran muy conformes con estos datos desde la Patronal castellano y leonesa Cecale. Los empresarios denuncian que estos datos están poniendo de maifiesto la fragilidad del mercado laboral y advierten de que la mayor parte de los empleos creados son estacionales. Asimsmo, se muestran preocupados por el aumento del desempleo en el sector industrial y, especialmente, entre los más jóvenes. El empresariado no ve con optimismo el futuro ya que considera que los presupuestos presentados por el Gobierno de España para 2011no son los adecuados ni los que necesita este país.

Finalmente, por parte sindical, tanto UGT como CCOO coincidene en señalar que los datos de la EPA corroboran que la reforma laboral aporbada por Zapatero está siendo ineficaz. Al respecto, las dos centrales sindicales denuncian el incremento de la contratción temporal y una clara disminución de los contratos indefinidos, «aspectos ambos que se supone que se iban a solucionar con la entrada en vigor de la reforma», señalan.

Por este motivo, CCOO y UGT van mucho más allá y piden al Gobierno que ponga en marcha nuevas políticas económicas y sociales orientadas a la mejora del estado de bienestar y a la creación de empleos de calidad.