La Fiscalía dice ahora que vigilará las declaraciones de Garitano

Ya en su toma de posesión sentó cátedra portando en su chaqueta un pin con el número de recluso de Otegui. Desde aquel 25 de junio hasta hoy, las actuaciones de Martín Garitano, diputado general de Guipúzcoa (Bildu), han sido tan significativas que la fiscalía de la Audiencia Nacional ha decidido vigilar sus declaraciones por si pudieran constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Martín Garitano, junto a la delegación de los 17 jóvenes vascos juzgados por su presunta pertenencia a la organización ilegalizada Segi
Martín Garitano, junto a la delegación de los 17 jóvenes vascos juzgados por su presunta pertenencia a la organización ilegalizada Segi

Participar en una manifestación de San Sebastián a favor de la absolución de los miembros del caso «Bateragune», invitar a dos familiares de presos etarras a las fiestas de Vitoria, apoyarlos pidiendo la supresión de la doctrina Parot, o afirmar que los atentados perpetrados en Cataluña fueron «más que un error», simplemente por las buenas relaciones que mantenían en aquel entonces el Gobierno vasco y catalán, son algunas de las puestas en escena de Garitano y que han puesto en alerta al mundo político y judicial.

A pesar de que Pascual Sala, presidente del Tribunal Constitucional –órgano que dio luz verde a la representación institucional de la coalición abertzale–, afirmó el pasado junio que la ilegalización de Bildu es todavía posible porque así lo permiten las modificaciones de la Ley de Partidos y de la Ley de Régimen Electoral, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró recientemente que «no hay que pedir el error de pedir la ilegalización de Bildu». El error podría estar sustentado legalmente en que, a día de hoy, no han condenado ningún atentado terrorista.

Pactos entre PSE, PNV y PP

Respecto al delito de enaltecimiento del terrorismo por cualquier medio de expresión pública, tipificado en el artículo 578 del Código Penal, las declaraciones de Garitano «podrían encuadrarse» en la humillación hacia las víctimas del terrorismo», según sostiene la fiscalía. En cambio, jurídicamente no encuentra todavía los elementos necesarios para un «reproche penal».
algunos políticos buscan alternativas para «gobernar Guipúzcoa con sentido común». Así razonó ayer Ernesto Gasco, viceconsejero vasco de Transportes y portavoz socialista en el Ayuntamiento de san Sebastián, su propuesta de llegar a un acuerdo entre PP, PNV y PSE como alternativa a Bildu. Al ser preguntado por la amenaza de Javier Rojo, presidente del Senado, de presentar una moción de censura contra Garitano, Gasco añadió que en Guipúzcoa «se ha producido una situación no deseada por la mayoría de la ciudadanía».

Leopoldo Barreda, portavoz del PP vasco, respondió a la oferta: «Siempre estuvimos dispuestos a alcanzar un acuerdo» y siguen abiertos a «fórmulas» para que Bildu no tenga poder institucional. Aunque recordó la responsabilidad del PNV al rechazar el pacto ofrecido por el PP tras las elecciones de mayo.