Cuenta atrás para el GPS europeo

Los dos primeros satélites del programa de navegación Galileo se ponen hoy en órbita. En 2015 comenzará a estar operativo y en 2020, a pleno rendimiento

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- Hoy, a las 12:34 p.m., se lanzará la primera nave Soyuz desde el Puerto Espacial Europeo de Kourou, en la Guayana francesa. En su interior viajan dos satélites del programa de navegación Galileo. Con este programa comienza una estrecha colaboración entre la Agencia Espacial Europea y la Comisión Europea. «Es el primer gran proyecto de la UE y muestra la capacidad de coordinación de todos los estados miembros», explicó ayer en la sede de la ESA en Madrid Jorge Lombá, jefe del departamento de Industria y Ciencia del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).
Galileo no pretende sustituir al sistema de navegación más extendido en el mundo, el GPS, pero sí persigue eliminar la dependencia que Europa tiene de este programa. «No nos podemos permitir el lujo de estar supeditados, en un 7 por ciento, al sistema norteamericano», explicó ayer uno de sus impulsores, Javier Ventura-Traveset, experto en Navegación por Satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA). Los dos sistemas se complementarán. «Así, si el GPS se queda sin señal en algún momento, siempre podrá ser sustituido por Galileo», añade Ventura.
Entre el catálogo de servicios que ofrecerán los 30 satélites que en 2020 se espera que estén enviando información, destaca una nueva aplicación de búsqueda y salvamento por el que todos ellos retransmitirán las señales de socorro al Centro de Coordinación de Rescates e informarán al usuario de que su situación ha sido registrada. «Contará con una señal de retorno que antes no existía», insisten sus promotores. A este mecanismo se añade el servicio abierto de navegación, otro específico para organismos gubernamentales. También estará disponible el programa «Safety of life», diseñado para la seguridad de la aviación civil y un servicio comercial que permite enviar datos cifrados.
Una de las grandes dudas de los usuarios de los sistemas de navegación es la compatibilidad de Galileo con los móviles actuales o con los aparatos actuales de posicionamiento, pero desde la ESA son rotundos: «No va a significar ningún coste adicional, simplemente se añadirá un chip más a las nuevas generaciones de teléfonos», confirmó Ventura.

Relevancia española
Este lanzamiento supone un hito para la carrera espacial europea, ya que se convierte en la prueba de fuego para demostrar la capacidad de Europa para poner en órbita sistemas propios y lanzados desde territorio europeo. «El esfuerzo técnico ha sido impresionante», explicó José María Fluxá, vicepresidente de Proespacio (Asociación Española de Empresas del Sector Espacial). Coincide con Ventura en destacar que la puesta de largo del programa Galileo no sólo «demuestra la importancia de los Veintisiete en el mundo, sino que los beneficios industriales que se van a generar son incuantificables», añade. España ha participado activamente en el proyecto. El 70% de las empresas del sector han logrado contratos por unos 113 millones de euros.