El Rayo en vilo

La crisis de nueva Rumasa cayó como un jarro de agua fría en la afición vallecana. El club está al corriente del pago de las nóminas y hoy tendrá que defender el liderato de Segunda

El «Teresa Rivero» volverá a llenarse hoy de rayistas ante el Nastic de Tarragona
El «Teresa Rivero» volverá a llenarse hoy de rayistas ante el Nastic de Tarragona

MADRID- El excepticismo reinó durante todo el día de ayer en los aledaños del estadio «Teresa Rivero de Vallecas». La noticia que el pasado jueves anunció Ruiz-Mateos, presidente de Nueva Rumasa, de que 10 de sus empresas, entre las que se encuentra el Rayo Vallecano, se han acogido a un procedimiento especial de negociación de deudas para evitar declararse en concurso de acreedores, cayó como un jarro de agua fría en el barrio y, por unos momentos, «cundió el pánico». Mientras el equipo líder de Segunda División estaba entrenando, el dueño del Rayo llevó a su casa a una representación de la plantilla para calmar los ánimos. El entrenador, el gerente del club, y el director deportivo, acudieron al domicilio de la familia Ruiz-Mateos, donde don José María les explicó la situación. Los miembros del equipo salieron del encuentro con su «jefe» con buen sabor de boca. Tanto Michel (capitán del equipo franjirrojo) como el técnico, Sandoval, aseguraron que, a pesar de la crisis de Rumasa, el club está al corriente del pago de las nóminas. Hoy los jugadores tendrán que aislarse de la tensión que ayer tenían en Vallecas los aficionados rayistas. Se enfrentan a una prueba de fuego, tendrán que mantener la primera posición de la tabla.