Eurocopa

Torres titular indiscutible para Vicente del Bosque

«El Niño» es una garantía para el seleccionador, quien por ahora ha dejado de contar con Silva, Cesc y Navas

España está en cuartos, lo demás no importa. Ha encontrado su camino desde un comienzo insospechado, que sembró más ansiedad que incertidumbre al grupo. El batacazo ante Suiza trastocó bastantes pla- nes y tocó la moral de los jugadores. A Del Bosque le hubiese gustado hacer más cambios en el trayecto hasta octavos, pero la derrota marcó. Y los jugadores, que en público no dejaban de ha- blar con sosiego y humildad, en privado clamaban venganza. Eran conscientes de su valor, que no ocultan sobre el terreno de juego ni alardean fuera de él, y de sus posibilidades, mermadas por una selección que tiró dos veces a por- tería. Suiza ya no está en el Mundial. «La Roja» luchará con Paraguay por meterse en semifinales. Es el objetivo inmediato.«No podemos cambiar de estilo si habitualmente de los once mantenemos a nueve», afirma Del Bosque. Tiene razón, y contra Chile y Portugal, ni eso, porque tiene un once tipo, el que empieza a calar en la memoria: Casillas; Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila; Xavi, Busquets, Alonso, Iniesta; Torres y Villa.La lesión de Fernando Torres no impidió su debut en el primer par- tido. Llevaba un mes entrenándose con la selección al ritmo de los demás. Del equipo que salió contra Suiza se ha caído Silva. Precisamente fue «El Niño» quien entró en su lugar. A partir de ahí se fijaron las bases para el futuro: 4-4-2. Busquets y Alonso forman el doble pivote, indisoluble; en punta, Torres, delantero centro; desde la izquierda entra David Villa, el goleador.Pese a la derrota, los minutos aportaron confianza al delantero del Liverpool y el entrenador mantuvo su fe en él. Contra Honduras, la novedad fue Navas por Iniesta, lesionado. El sevillista suplió a Busquets en el primer encuentro. Torres trabajó, abrió huecos y se estrelló contra el gol. Mata le relevó y Cesc, a Xavi. Fábregas ocupó el lugar de Xavi para que éste descansara: «Le necesitamos fresco», dijo Del Bosque.Recuperado Iniesta, ante Chile jugó el once tipo. Torres intervino en los dos goles, en el primero, al presionar a Bravo, y en el segundo, al provocar la falta de Estrada. «Torres hace un trabajo espectacular. Hay que agradecer su esfuerzo por ayudar a la selección. No está teniendo suerte con el gol, pero llegará, como en la final de la Eurocopa». Palabras de Villa en el auxilio del compañero. Torres dejó su puesto a Cesc, había que sujetar a los chilenos.La fórmula, idéntica con Portugal. «El Niño» se mostró muy activo al principio y sufrió otro penalti no señalado. Llorente le sustituyó, fue el revulsivo. Es la alternativa de su tocayo, en quien Del Bosque confía. Cesc, Silva y Navas se quedaron por el camino.El otro trabajo del seleccionador, que Cesc y Silva no se sublevenCesc es figura en la «Premier League», el campeonato liguero más visto del mundo. Es el capitán del Arsenal, un emblema, un ejemplo que, en breve, podría cambiar Londres por la Ciudad Condal. Cesc es un jugador extraordinario, suplente en «La Roja». Lo manifestó al principio de la concentración, nada más llegar a Potchefstroom: «Con el anterior seleccionador era el jugador número doce. Éste tiene otras ideas. Pero yo estoy aquí para ayudar al equipo, juegue o no juegue». Pues no juega. Ha disputado en total 59 minutoss. Entró por Xavi ante Honduras y por Torres frente a Chile. Ante Portugal se quedó fuera de la rueda de cambios. Su problema es Xavi. Si juega éste no hay un sitio para él desde el inicio. ¿Podrá solucionar este conflicto Guardiola? El otro «desaparecido» es Silva. Brilló en los amistosos y pinchó ante Suiza. Vive en el congelador.