El oro es oro «no es trembolona»

La Agencia Estatal del Medicamento avala la declaración de Marta

Marta Domínguez, una de las personas imputadas en la «operación Galgo» desde el pasado 9 de diciembre, a la salida del juzgado
Marta Domínguez, una de las personas imputadas en la «operación Galgo» desde el pasado 9 de diciembre, a la salida del juzgado

Madrid- La Agencia Estatal del Medicamento y Productos Sanitarios analizó el «oro» de Marta Domínguez y ha resultado que «ni es trembolona, ni testosterona ni cualquiera de sus derivados». Una de las acusaciones que pesan sobre la atleta palentina en la «operación Galgo» es que entregó a su mánager, José Alonso Valero, un sobre con un frasco que a su vez éste dio a Alberto García y que se sospechaba que sería trembolona, un anabolizante que en cualquier control antidopaje daría positivo.
La primera vez que Alberto García fue interrogado por los agentes de la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil), al ser preguntado por la sustancia que le entregó Alonso Valero, de parte de Marta Domínguez, dijo que era oro, quizá trembolona... Cuando declaró ante la jueza Mercedes Pérez Barrios, rectificó, insisitió en que el contenido del frasco era oro, no trembolona ni cualquier otra sustancia dopante. Aquel frasco fue enviado para su análisis a la Agencia Estatal del Medicamento, que ha respondido que el contenido no es la aludida trembolona, ni testosterona ni cualquier derivado de estos productos dopantes.
En el entorno de Marta Domínguez insisten en que se trata de oro, un aminoácido, y ahora la magistrada se lo ha remitido a la Agencia Española Antidopaje para que proceda a analizarlo y certifique si es oro lo que reluce o algún producto prohibido.
Las acusaciones contra Marta Domínguez, desvinculada del resto de la trama, poco a poco se van disolviendo, o así parece, aunque continúa imputada. El tráfico de sustancias es esa ampolla de oro que no contiene trembolona; el suministro y aplicación, ayudar a Eduardo Polo, su liebre, con un tratamiento legal, iontoforesis, y lo del blanqueo de dinero, aunque sigue ahí, apenas se sostiene, como todo lo demás.