Kate Moss celebra sus 37 años de borrachera en borrachera

La supermodelo británica disfrutó de una impresionante y exclusiva fiesta por su 37 cumpleaños, que duró dos días enteros y que se celebró en la capital francesa. Fue tal la magnitud del evento que Kate Moss se pasó 48 horas alcoholizada hasta el punto de estrellarse contra una puerta de cristal.

Kate Moss, quien cumplió 37 años el pasado domingo 16 de enero, se pasó 48 horas celebrando su cumpleaños en París con un grupo de amigos, incluyendo su novio Jamie Hince. La pareja, que había reservado la suite del prestigioso hotel Ritz, disfrutó de una agradable comida en compañía del estilista James Brown y el artista Jake Chapman.

Según el periódico Daily Mirror, cuando el grupo, que estuvo desplazándose en un Rolls-Royce negro que habían alquilado para el fin de semana, volvió al hotel, Kate iba demasiado tocada y terminó chocándose contra una puerta de cristal, antes de llegar a su habitación y prepararse para una fiesta con otros 30 amigos.

Alquilaron el comedor Cesar del hotel para celebrar allí la fiesta privada y los invitados gozaron de un buffet de comida fría y caliente, así como de 51 botellas del caro vino Sancerre, mientras la modelo abría multitud de regalos. La celebración continuó en una discoteca de París, Le Montana, donde Kate fue la primera en subirse a la plataforma y no paró de bailar en toda la noche.

Cuando el grupo decidió volver al hotel, la británica estuvo utilizando su iPod a modo de DJ hasta las 6 de la mañana. Después de una breve siesta y un ligero desayuno, cuatro horas más tarde Moss se tomó una copa de champán en la terraza, al tiempo que sus amigos le cantaban el Cumpleaños Feliz. El agitado fin de semana terminó con una comida y una tarta de cumpleaños.