ANÁLISIS: La «Bomba» es indefendible

Juan Carlos Navarro choca con Barac, pívot del Baskonia
Juan Carlos Navarro choca con Barac, pívot del Baskonia

- ¿Cómo puede parar el Real Madrid a Navarro?
–Si Juan Carlos está físicamente bien, como demostró en la semifinal, es indefendible. No hay ningún jugador en Europa que, en solitario, le pueda parar. Lee el juego como nadie, con lo que la única solución es intentar que no reciba. Para tratar de rebajar su aportación habría que cambiarle mucho de pareja. Un jugador rápido, luego uno más alto, intentar hacer muchos dos contra uno... El Real Madrid va a necesitar la colaboración de todos sus jugadores para que no les haga un estropicio.

- ¿Qué final nos espera?
–Apenas hemos visto al Barça a tope –salvo en algún tramo de la segunda parte de ayer– y está en la final, pero, aunque suene extraño, blanco y en botella puede no ser leche. Por potencial, el título debería ser azulgrana.

- ¿Podrá contrarrestar el Madrid el interminable carrusel de rotaciones del Barça?
–El número de rotaciones es similar, aunque en el Barça juegan 12 y aportan absolutamente todos. Messina usa a 10 hombres y la capacidad de aportación no es la misma. Los puntos del banquillo serán importantes. Los suplentes madridistas anotaron ayer 48.

- ¿Con qué debe tener especial cuidado el Madrid?
–Si repiten las 22 pérdidas de la semifinal ante el Power Electronics se pueden despedir. El Barça sólo extravió cuatro ante el Caja Laboral.

- ¿Pueden los pívots de Messina situarse a la altura de los de Xavi Pascual?
–Fuera de la zona, Mirotic y Reyes están a un nivel muy alto. Sus tiros y penetraciones serán un problema para los catalanes. Por ahí, la cosa está igualada con Lorbek y Morris. Tomic y Fischer, de momento, no han aparecido y enfrente estarán Perovic, Vázquez, Ndong... Mucho material y el que domina la zona gana.

- ¿Quién será el hombre de la final?
–No se trata de ser adivino, pero si la «Bomba» Navarro y Carlos Suárez no están a su nivel, Barcelona y Real Madrid se resentirían demasiado.