La EMT ampliará su capital social para no tener que disolverse

La Empresa Municipal de Transporte tiene un claro contenido social que hace difícil los beneficios económicos.

Varias personas, algunas de avanzada edad, suben a un autobús
Varias personas, algunas de avanzada edad, suben a un autobús

La Empresa Municipal de Transportes de Valencia ampliará, previsiblemente, su capital social en los presupuestos municipales del próximo año. No tendrá otro remedio dado que el texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Régimen Local, aprobadas por Real Decreto de 1986, y concretamente en su artículo 103 señala que «cuando las pérdidas excedan de la mitad del capital social, será obligatoria la disolución de la sociedad, y la Corporación resolverá sobre la continuidad y forma de prestación del servicio».

Las pérdidas de la EMT reconocidas en la contabilidad ascienden a 64 millones de euros, aunque las pérdidas reales pueden ser superiores y llegar a los 77 millones. Por lo tanto el capital social de la empresa deberá ser de, al menos 38 millones y medio de euros.
En estos momentos, el capital social de la EMT es de cuatro millones de euros.
La inyección económica no podrá ser, pues, inferior a los 34 millones y medio de euros, para evitar la disolución.

En cualquier caso, esta aportación económica no desbaratará las cuentas del Consistorio ya que para 2011 ya preveía presupuestar 44 millones de euros para enjuagar el déficit de los autobuses valencianos.

El área Económica del Ayuntamiento ha valorado como mucho más conveniente destinar este dinero a aumentar el capital social de la entidad, lo que supone un esfuerzo financiero similar pero un mayor «aprovechamiento» de los recursos y sobre todo, se evitaría la disolución de la empresa, acorde a la ley.

La Empresa Municipal de Transportes tiene un objeto marcadamente social, por lo que es muy difícil que obtenga beneficios. Cabe señalar que los jubilados viajan prácticamente gratis en la EMT.

En cualquier caso, las pérdidas anuales de la EMT son multimillonarias, y las previstas para el año 2011, similares a las de 2010, ascienden a más de sesenta millones de euros, una cifra que pesa como una losa en las cuentas.