«El Cabe» sale por 2000 euros

Aunque quisiera ocultar su rostro con una camiseta morada, la estrella tatuada en la mano derecha de «El Cabe» le delató ayer a su salida del centro penitenciario de Valdemoro, donde ha dormido las últimas tres noches. Eran sobre las 19:30 horas y sus familiares le esperaban a las puertas de la cárcel madrileña tras depositar la fianza de 2.000 euros que el juez le había impuesto para eludir la prisión provisional.

El rostro de «El Cabe» fue captado por LA RAZÓN en su traslado al juzgado el pasado jueves
El rostro de «El Cabe» fue captado por LA RAZÓN en su traslado al juzgado el pasado jueves

A Iván Montalvo, de 23 años y residente en Coslada, se le imputan dos delitos de homicidio imprudente y otro de lesiones imprudentes al haber proporcionado una infusión a base de estramonio durante una «rave» celebrada en Getafe el pasado día 21 en la que murieron dos jóvenes y otro fue ingresado por intoxicación. Las familias de Pablo Echegoyen y Alberto del Olmo, los chicos fallecidos, se encontraban ayer «consternadas» ante la salida de prisión del presunto «camello» de sus hijos. «Les parece un insulto que se haya fijado una fianza tan baja», señalaron fuentes cercanas a la familia. No obstante, Montalvo deberá cumplir ahora el resto de medidas cautelares: debe presentarse en el juzgado cada lunes, así como notificar a la autoridad judicial cualquier cambio de domicilio y no abandonar el país. Si bien el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Getafe se encuentra a la espera del informe toxicológico realizado a los fallecidos –que puede tardar un mes–, la autopsia practicada a los chicos de 18 años apunta a que murieron por un golpe de calor. Para Erlantz Ibarrondo, abogado de la acusación, el golpe de calor se debe, precisamente, a que uno de los efectos de esta planta alucinógena es la hipertermia, por lo que «ese calor por el que murieron lo provocó el estramonio». Un extremo que, lógicamente, no comparte el abogado de la defensa, Luis Mateos Sanz. «Desde que lo tomaron hasta que fallecieron pasaron muchas horas en las que no sabemos todavía si consumieron más sustancias». Además, el letrado recalca que a Iván no se le imputa un delito contra la salud pública porque esta planta no está tipificada como droga, a pesar de que sus principios activos son psicotrópicos. «No existe jurisprudencia en 25 años por delitos relacionados con el estramonio», señaló la defensa, quien no descarta incluso un archivo de la causa.

La línea de la acusación de que el golpe de calor que supuestamente mató a los chicos fuera a causa del estramonio tampoco es compartida por el experto en toxicología José Cabrera Forneiro. Según él, la muerte por estramonio «se debe básicamente a las sustancias tóxicas que esta planta posee –atropina, hioscina, hioscinamina y otros alcaloides– de los cuales la atropina es la principal, ya que a partir de 10 miligramos produce visión borrosa, midriasis, sequedad de mucosas, aceleración cardiaca, subida brusca de la temperatura y finalmente parada cardiorrespiratoria». Cabrera señala que «no hay signos específicos en la autopsia que denoten que se ha muerto por estramonio salvo los análisis toxicológicos, que no siempre son positivos porque la atropina se metaboliza rápidamente y puede dar negativo en el fallecido, por lo que nadie puede asegurar la causa última del fallecimiento». El experto en toxicología hace hincapié en que «algunos hablan erróneamente de golpe de calor por la subida de la temperatura, pero lo cierto es que es la atropina, y sólo ella, la que finalmente vence al corazón, que entra en fibrilación y se para».