Aguilar debe enfrentarse a la crisis ganadera y a la PAC

Rosa Aguilar se reunirá por primera vez con sus colegas de la UE con motivo de la celebración del Consejo Agrícola.

La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ayer en Córdoba en la entrega de unos premios
La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ayer en Córdoba en la entrega de unos premios

Madrid- La nueva ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino tiene importantes retos de carácter agrario a los que hacer frente en lo que resta de Legislatura. Entre todos ellos destaca la reforma de la PAC, para establecer las reglas del juego que se aplicarán a partir de 2014. El comisario Dacian Ciolos presentará su Comunicación sobre este espinoso asunto a mediados de noviembre. Si no cambian los planes, Rosa Aguilar se reunirá por primera vez con sus colegas de la UE mañana en Luxemburgo, con motivo de la celebración del Consejo Agrícola. Durante este encuentro se abordará un tema que está pasando desapercibido, a pesar de su importancia, como es la aplicación del Tratado de Lisboa al proceso de toma de decisiones sobre política agraria.

La reforma de la PAC va a ir en paralelo a la modificación del régimen presupuestario de la UE y a la fijación de las perspectivas financieras vigentes a partir de 2014. La semana pasada la Comisión Europea presentó su primera Comunicación al respecto, en la que todavía no se recogen cifras. En lo que respecta a la PAC se dice que debe continuar haciendo sus deberes, es decir, reformándose. La política sobre transgénicos va a ser otro de los temas conflictivos a los que se deberá enfrentar Rosa Aguilar; si quiere dar satisfacción a las organizaciones ecologistas tendrá que cambiar la posición que ha mantenido hasta ahora el equipo de Elena Espinosa. En lo que respecta a la política interna la nueva ministra se deberá ocupar de la crisis de la ganadería, sacudida por la subida del precio de los cereales. El problema lácteo y las negociaciones entre industriales y productores, que están atascadas, también ocuparán su tiempo. Eso por no hablar de la reactivación del famoso plan de choque y de los recortes presupuestarios de su departamento.