Rubalcaba maneja los silencios y guarda distancia

Este sexto Debate sobre el estado de la Nación, y el último entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, está rodeado por una perceptible atmósfera de cambio y de tensión, lo que se ve reflejado no solo el lo que dicen, sino en todo lo que no expresan con palabras, pero nos lo transmiten con los gestos.

La Razón
La RazónLa Razón

Como es el caso del vicepresidente primero del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba. El candidato socialista a las elecciones generales está encargado de adoptar un rol pasivo, porque quien debe defender las decisiones tomadas es José Luis Rodríguez Zapatero, aunque sea Rubalcaba el próximo candidato socialista. Rubalcaba controla muy bien su lenguaje no verbal, expresando mucho más con sus silencios. Maneja a la perfección la expresión de su cuerpo, sonriendo al final de cada frase con naturalidad, recostándose en el respaldo del sillón intentado mostrar tranquilidad y seguridad. El político controla la situación al no involucrarse demasiado en la misma, porque al fin y al cabo no desea pagar en demasía las consecuencias de la actuación de su partido, sino guardar una distancia prudente.