Obama se rodea de sus «fieles» para la carrera hacia 2012

Hace pocos días el todavía jefe del Pentágono, Robert Gates, le confirmó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo que ya le habían comunicado sus consejeros: se marcha tan pronto como el Consejo de Seguridad Nacional complete la revisión de los últimos diez años de Afganistán. Después de las insistencias de Obama, Gates accedió a permanecer hasta julio.

048nac28fot3
048nac28fot3

Así las cosas, Obama anunciará cambios en la CIA, el Pentágono y el comando de Afganistán. Según filtraciones a la Prensa, pondrá al frente de Defensa al actual director de la CIA, Leon Panetta, un hombre en el que confía y cuya confirmación en el Congreso será relativamente sencilla.

El alto mando en Afganistán, el general David Petraeus, ocupará su puesto en la agencia de Inteligencia. El experto en política estadounidense de la Universidad de St. Jospeh's Radall Miller considera que Obama «conoce bien a ambos, confía en su juicio y sabe que manejan los temas, las instituciones [Defensa y CIA] y los intereses».

«Obama piensa en términos de construir ‘equipos'. Quiere personas que trabajen sin que los egos y el drama interfieran en las decisiones», destaca el experto. El veterano diplomático Ryan C. Crocker será el embajador de Afganistán, que ya ocupó este puesto en Irak. El teniente general John Allen sustituirá a Petraeus como jefe del comando de Afganistán, quien es actualmente el segundo en rango del comando central.

Estos cambios, que no entrarán en vigor hasta este verano, no alterarán el «status quo» del actual equipo de seguridad, que tiene por delante un período crucial en Oriente Medio y el sureste asiático: la retirada de las tropas estadounidenses de Irak y el repaso de la marcha de Afganistán, con el consiguiente veredicto de su éxito o fracaso.

Miller apunta que «con las elecciones de 2012 cerca, no hay tiempo para contar con alguien nuevo que aprenda el trabajo y pueda cometer errores. La Defensa y la Inteligencia ya son lo suficientemente complicadas como para traer a un ‘desconocido' que sea caro desde el punto de vista estratégico y político», matiza.

Panetta ha sido clave en la reconstrucción de la moral en la CIA, el relanzamiento del Servicio Nacional Clandestino y la expansión de las clases de idiomas. También es un experto en cuadrar presupuestos, característica que será muy útil ante la polémica sobre el elevado déficit de Estados Unidos. Petraeus, que en un principio no tenía una gran relación con Obama, trae a la CIA un profundo conocimiento de información de inteligencia en Afganistán e Irak. Ha demostrado fidelidad a su comandante en jefe y ha ayudado a cambiar la inteligencia militar.

Leon Panetta. Al frente del Pentágono
Antes de dirigir la CIA, el veterano político Panetta, de 72 años, fue mucho tiempo el representante demócrata por California en el Congreso. Más tarde fue nombrado director de la Oficina de Presupuesto en jefe de gabinete con Bill Clinton. Además de ser una conocida figura dentro del Partido Demócrata, es considerado un intelectual y un experto en Ciencias Políticas, materia que ha impartido en varias universidades del país.

David Petraeus. Nuevo jefe de los espías
A sus 58 años, Petraeus es el militar de mayor alto rango en EE UU, el responsable del Comando Central del Ejército estadounidense y, desde el 23 de junio de 2010, el jefe de las tropas en Afganistán. El futuro director de la CIA es ya un personaje conocido por los estadounidenses, sobre todo gracias a su papel al frente de las fuerzas en Irak, donde llevó a cabo un cambio radical de estrategia con respecto a la del mando anterior.