En Navidad menos regalos pero adecuados para cada edad

Las navidades son desde siempre las fiestas en que las familias se unen al completo y los niños viven ilusionados contando los días que faltan para la llegada de los Reyes Magos o Papá Noel. Un estudio de intención de compras de Navidades de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes revela que la crisis no será un impedimento, ya que cada comprador gastará 180 euros.

Tras una año de espera los niños disfrutan como nadie de la llegada de los Reyes Magos
Tras una año de espera los niños disfrutan como nadie de la llegada de los Reyes Magos

Sin duda los pequeños son los grandes protagonistas de estas fechas y por fin todos los juguetes con los que han soñado durante todo el año están a punto de llegar. Pero los padres no deben estar confundidos, no serán mejores por darles a sus hijos todo lo que les piden; al contrario, una cantidad excesiva de regalos puede incluso perjudicarlos.

Muchos expertos coinciden en que demasiados juguetes impiden al niño disfrutar de todos ellos y finalmente se terminarán cansando; por ello no es bueno que tengan diez o doce regalos, sino que tengan dos o tres pero bien elegidos.

Javier Quintero, jefe de Psiquiatría del Hospital Infanta Leonor, opina al respecto que «la presencia de una cantidad excesiva de juguetes hace que se desvirtúe la propia esencia del regalo, generando confusión en el menor».

Para Quintero es fundamental que «el niño ante todo aprecie el valor del regalo. En ocasiones algo que sea especial para él puede ser suficiente; no obstante, la posibilidad de conjugar la magia de los Tres Reyes Magos con tres regalos, puede ser una buena idea».

El mejor juguete
Los juguetes son herramientas esenciales para el buen desarrollo del niño. Tienen un papel importante en la formación de los conceptos, aptitudes, expectativas y socialización en los más pequeños. Por ello el mejor juguete no es el más caro sino el que de verdad potencia en él los valores anteriores.

Desde siempre, los niños han tenido la necesidad de moverse, curiosear, manipular y experimentar con los objetos, de crear, de relacionarse, e intercambiar acciones y sentimientos.

En el mercado, la oferta de juguetes es tan grande y variada que es muy difícil decidirse por el más adecuado. El experto Quintero afirma que «cada niño tiene su juguete perfecto; el problema es tomar la decisión de cuál se debe regalar. Los padres deben observar bien a su hijo y saber anticiparse a sus necesidades. Por otro lado el menor debe reflexionar sobre lo que quiere. Esto le servirá para disfrutar más del regalo y evitar el impulso de la petición del momento vinculada sólo a la publicidad. La recompensa del regalo es mayor cuanto mayor sea el deseo por tenerlo e incluso el esfuerzo por conseguirlo. Los juguetes deben ser acordes a la edad y género del menor, deben buscar potenciar sus habilidades y de manera primordial su imaginación y creatividad, funciones básicas del juego durante la infancia».

Hasta los seis meses el menor necesita juguetes que le ayuden a descubrir su cuerpo y a distinguir diferentes texturas, formas y colores. Los sonajeros, móviles de cuna, mordedores, alfombras con actividades son ideales en esta etapa. Entre los siete y doce meses el bebé empieza a explorar los objetos y a reconocer voces. Pelotas, muñecos de trapo y juguetes sonoros pueden ser una buena opción.

A partir del año los niños comienzan a interesarse por su entorno. Es el momento en que los padres deberán tener en cuenta lo que les piden sus hijos. Se deben respetar sus deseos siempre y cuando no se trate de objetos peligrosos o pensados para otra edad: hay que revisar las etiquetas. Los adolescentes son más exigentes y piden regalos más caros. En este caso, los expertos aconsejan un único presente.