Sáez Aguado al PSOE: «Decidnos en qué estamos recortando o callaos ya»

El consejero de Sanidad garantiza que en 2011 su departamento no va a generar más deuda con los proveedores

El consejero de Sanidad conversa con la socialista Mercedes Martín y el procurador popular José María Vidal
El consejero de Sanidad conversa con la socialista Mercedes Martín y el procurador popular José María Vidal

Valladolid- «Dígame usted qué derechos se han recortado a los ciudadanos en Castilla y León, y si no, haga el favor de callarse».

Así le contestaba el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado a la procuradora socialista, Mercedes Martín, muy molesto e incómodo por tener que escuchar día tras día que la Junta está desmantelando la sanidad pública y que está realizando recortes encubiertos. El consejero comparecía ayer en la Comisión de Sanidad de las Cortes, a petición del PSOE, para explicar la deuda de la Junta con los proveedores sanitarios -que asciende a 534 millones de euros con fecha 31 de diciembre de 2010- y dar a conocer lo que está haciendo la Consejería para reducirla.

Pero tras la intervención del consejero, le llegó el turno a la procuradora socialista, que volvía a arremeter contra la «falta de transparencia» de la Junta, al dejar entrever que la deuda es mayor que estos 534 millones, y que teme que haya muchas más facturas ocultas en los cajones. Martín fue más allá y tras explicar algunos datos que manejan en el PSOE en los que Castilla y León está entre las regiones más morosas de España en materia sanitaria, advirtió de que muchas empresas y familias están en peligro por su culpa, y acusó una vez más a la Junta de buscar excusas y de estar aplicando recortes en derechos y desmantelando los servicios públicos sanitarios.

Fue entonces cuando el consejero, en su turno de respuesta, muy comedido y sin alzar la voz, pese a que la ocasión lo merecía, le pidió a la dirigente socialista que se deje de insinuaciones sin fundamento y que diga de dónde se están recortando derechos o que si no que se callen de una vez. Estas palabras sirvieron también para contestar al portavoz del Grupo Mixto y líder de IU, José María González, que puso en tela de juicio los 534 millones. En su opinión esa deuda es el doble y denunció que encima no hay crédito y que muchas empresas farmacéuticas o proveedoras están con la soga al cuello. Además le espetó al consejero que lo que más le preocupa, es que los ciudadanos «sean los paganos de una mala gestión».

Al respecto, Sáez Aguado aseguró que este año la Consejería de Sanidad se va ahorrar entre 30 y 40 millones de euros sobre el gasto de 2010 y que se cerrará el ejercicio con alrededor de 3.400 millones de euros de desembolso. «No me preocupan los gastos, sino los ingresos que recibiremos y que desconocemos», dijo el consejero, mientras explicaba que gran parte de la culpa de la deuda existente con proveedores es por el deficiente modelo de financiación autonómica aprobado por Zapatero, «que nació casi muerto y con el que Castilla y León ha dejado de recibir 724 millones de euros».

Un asunto, por cierto, que está recurrido en el Tribunal Constitucional.
Aguado explicó algunas de las medidas que su departamento está tomando para combatir el déficit, como la reducción de dos direcciones generales; la apuesta por la dispensación de genéricos; o el impulso de compras centralizadas y agregadas, como ha ocurrido ya con la adquisición de las vacunas contra la gripe. Y se comprometió a presentar antes de que termine el año la nueva Estrategia para la Eficiencia de la Sanidad Pública, llamada a marcar la estrategia de contención en los próximos años.