Cada vez más avances por José Antonio VERA

Cada vez más avances, por José Antonio VERA
Cada vez más avances, por José Antonio VERA

Desgraciadamente las cifras del cáncer no son menores ahora que hace diez años. Hay más casos, pero son más las personas que superan la enfermedad. Algo común a todos los tipos de neoplasias, aunque particularmente señalado en algunas de ellas. Porque si las mejorías registradas en tumores de pulmón, páncreas e hígado son mínimas, la supervivencia ronda el 90 por ciento en el cáncer de testículo y tiroides, es superior al 80 en los melanomas y los de próstata, del 80 en el cáncer de endometrio, se acerca al 70 en la enfermedad de Hodgkin y el de vejiga, es del 65 por ciento en el de mama, del 60 en el de cuello uterino, y está por encima del 50 en el cáncer de colon, ovario y los linfomas no hodgkinianos. La mejoría en los casos de cáncer de mama es bien visible. Aunque cada vez hay más casos de este tipo de tumor en nuestra sociedad.


En España, una de cada doce mujeres sufre la dolencia antes de los 85 años. En Estados Unidos la cifra es aún mayor (1 de cada 9), lo que lleva a los especialistas a la conclusión de que los factores ambientales o la dieta son importantes. Se cita particularmente, a este respecto, el caso de Japón, donde la incidencia del cáncer de mama era muy inferior a Europa y Norteamérica antes de que las japonesas adoptaran costumbres occidentales. Ahora los números son bastante parecidos, y se citan los mismos factores de riesgo: consumo de alcohol y tabaco, dieta rica en grasa, empleo de anticonceptivos orales o tratamientos hormonales sustitutivos de la menopausia.


Donde más se ha avanzado es en la detección y el tratamiento. Influye en ello el mayor grado de concienciación y la formación de las mujeres con relación a la necesidad de autoexploración y programas de cribado, que hacen que se pueda detectar el problema con precocidad. No hay que olvidar que la prevención es parte de la curación. Cada vez son más las mujeres que se detectan sus propios nódulos. Explican los doctores Montserrat Muñoz y Pere Gascón que la mayoría de los bultos que se autodescubren son benignos, pero la observación ayuda cuando se trata de tumores problemáticos. Los médicos aconsejan la autoexploración mensual a partir de los 20 años buscando cambios en los senos. Una señal puede ser la constatación de que el pezón se invierte hacia dentro, la textura de la piel cambia y puede haber una secreción que en algún momento adquiere aspecto sanguinolento. Hasta hace poco, el porcentaje de curaciones por cáncer era menor al de muertes. Pero ya estamos en un sesenta y cuatro por ciento de curaciones. Más curaciones que defunciones. No es que se trate de avances definitivos. Pero los avances son cada día más y no se detienen.