Lechugas que crecen en el espacio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Poder cultivar en el espacio es fundamental para la futura supervivencia de las tripulaciones que pretendan ir a Marte, por ejemplo. A mediados del próximo febrero llegará a la Estación Espacial Internacional (ISS en inglés) un pequeño invernadero para llevar a cabo desde tierra y desde el cielo una investigación con participación infantil.
El pequeño recipiente (de 28 cm de largo, 25 de altura y 10,5 de ancho) estará preparado con las semillas y los nutrientes de la planta floral Arabadidpsis thaliana, una especie que se poliniza por sí misma y que cuyo proceso de crecimiento es de sólo diez semanas El sistema de riego y el envase está adaptados a las condiciones de ausencia de gravedad e «impiden que nada se escape por el interior de la nave», explica Shamim Hartevelt, experto didáctico de la Agencia Espacial Europea (ESA). Unos agujeros y un fuelle de plástico ayudan a alimentar la planta y la dejan espacio mientras se hace grande. Estará en el espacio hasta que crezca y paralelamente se hará un estudio para el cultivo de lechuga (unas 15 semanas para que está lista para ser degustada).
Los niños que desde tierra quieran comparar los resultados de sus propios invernaderos y la evolución de la lechuga pueden infomarse y consultar las instrucciones en la web de educación de vuelos tripulados de la ESA.