Crece o revienta por Antonio Parra

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Disculpen las molestias, pero creo que Rajoy, íntimamente, debe de estar contento con la probable victoria de Hollande en las presidenciales francesas. Nunca lo dirá públicamente, claro, pero le conviene esa victoria. Desde hace tiempo lo vengo diciendo en debates públicos y privados y en artículos en este periódico (como diría Tico Medina: hay foto, es decir, hemeroteca), sufriendo el riesgo de que me tomen por un rojo peligroso. Sin embargo, lo expuesto por mí y ya por casi todo el mundo no es un asunto ideológico, sino meramente técnico, y tiene que con una vieja discusión de la economía liberal y capitalista, es una de la doble rama del eterno dilema: reducir/crecer, ahorrar/endeudarse. Y, en fin, es algo que simplemente responde al sentido común, a la lógica de las matemáticas y, finalmente, a la evidencia. Está claro que no se puede vivir por encima de las posibilidades, que hay que reducir deuda, que no se puede gastar permanentemente más de lo que se tiene. Sin embargo, una vez hecho examen de conciencia, propósito de la enmienda y mostrada la inequívoca voluntad de reducir el déficit, bien estaría que se flexibilice el periodo de tiempo del recorte y que se anime el consumo. De lo contrario no saldremos del círculo vicioso, con la consecuencia de que cada vez seremos más pobres y tendremos una deuda que irá creciendo y que finalmente no podremos pagar. Y nadie cobrará, ni siquiera los bancos alemanes, que es lo único que le interesa a la señora Merkel ¡Pero si hasta fustes básicos del capitalismo, como el Fondo Monetario Mundial, llevan ya tiempo diciendo estas mismas cosas y advirtiendo del peligro de esta política suicida….! Y, por fin, hasta la canciller alemana parece dar su brazo a torcer inspirándose ¡en el programa europeo de Hollande…! En fin: crecer o reventar, o sea.