Zoido elimina 23 cargos «a dedo» con un ahorro de más de 12 millones

La «obsesión» del alcalde, Juan Ignacio Zoido, por la «austeridad» se ha traducido en una reducción de los cargos de confianza –con 23 nombramientos «a dedo» menos– y un ahorro en los gastos de personal eventual de un 20,5%, subrayando «el compromiso con los funcionarios».

Juan Ignacio Zoido, flanqueado por Asunción Fley y Francisco Pérez, en la sala de Gobierno
Juan Ignacio Zoido, flanqueado por Asunción Fley y Francisco Pérez, en la sala de Gobierno

El regidor anunció ayer, tras el Pleno extraordinario en el que se aprobó, entre otros aspectos, la creación de las comisiones plenarias y después de la junta de Gobierno, que el dispendio para personal de confianza pasará de los 6.147.264 euros anuales a 4.881.484 euros. Esto es, 1.265.780 euros menos cada año. El recorte se basa, según el alcalde, en «la austeridad y la gestión». «Es lo que prometí en su día», recordó Juan Ignacio Zoido. La ecuación: «más funcionarios y menos altos cargos» contratados «a dedo», primando «la capacidad, la experiencia y el mérito».

El mantra: «eficacia y eficiencia». La medida –explicó el alcalde– se extenderá «a los organismos autónomos y las empresas». «Es el comienzo de un ahorro importante», indicó el regidor hispalense, flanqueado en la sala de Gobierno por el portavoz municipal Francisco Pérez y la delegada de Hacienda y Administración Pública Asunción Fley.
Los cargos directivos pasan de los 81 de la etapa de Monteseirín y Torrijos en el poder a 58, es decir, 23 menos, con los distritos ya incluidos. La mayor reducción se produce en directores de área, aunque se incide «en toda la estructura». «Algunos sueldos se han bajado y otros se mantienen», explicaron Zoido y Fley.

La disyuntiva, según explicó el alcalde en velada alusión a tiempos pretéritos, era elegir «entre profesionales» o personal contratado «a dedo y amigos y compañeros de las agrupaciones». Entre «buenos profesionales de la casa o amigos de fuera, nos hemos decidido por los profesionales porque es lo razonable», subrayó. Zoido argumentó la independencia de la elección de los cargos en el hecho de que «muchos ya estaban con el PSOE».

El alcalde defendió, asimismo, que se «cobrará igual que en la Corporación anterior», tras conocerse que el ascenso de funcionarios a puestos directivos supone una cuantía de 97.245 euros más que en la época de Alfredo Sánchez Monteseirín. Estos sueldos «tendrían que ser pagados aunque no fueran directivos», por los derechos sociales adquiridos, por lo que «no es un mayor coste», explicó Zoido. Esto es, este aumento resulta relativo –y difícilmente cuantificable y siempre por debajo del ahorro que supone el recorte de cargos a dedo– al pagarse ahora unos sueldos a los directivos, con sus pluses como funcionarios, que ya no hay que abonarles en su puesto anterior.

«Mantener esos derechos es lo razonable. Lo he propuesto y se ha analizado todo», explicó, por lo que se mantienen «los derechos sociales de los funcionarios» tras evaluar «el informe del interventor». «Quitar derechos sociales es injusto», dijo, recordando que «los funcionarios no dejan nunca de serlo» y, por tanto, conllevan una serie de «servicios especiales» y prestaciones. «Lo que hemos hecho es confiar en ellos» –funcionarios de carrera, habituados a las labores que se les encomiendan y no «obligados» a firmar nada en pago a favores recibidos– y no «en compañeros de la agrupación», incidió. «El alcalde sabe lo que tiene que hacer». Zoido en tercera persona.