Copa del Rey

Ghana fiesta por todo lo alto

La gente se echó a la calle para celebrar la clasificación para octavos. Los tambores y las bandas de música amenizaron la noche en los distintos pueblos del país

Los jugadores de Ghana tuvieron ayer tiempo para descansar en el hotel y leer los periódicos en donde se escribe de su triunfo ante Estados Unidos
Los jugadores de Ghana tuvieron ayer tiempo para descansar en el hotel y leer los periódicos en donde se escribe de su triunfo ante Estados Unidos

ACCRA- Ghana celebra desde el sábado por la noche, con una explosión de alegría, el paso de su selección de fútbol a los cuartos de final, tras la victoria de los Black Stars ante Estados Unidos. Desde el final del partido, que precisó de prórroga, y durante toda la madrugada, numerosos vehículos han recorrido las calles de Accra y otras ciudades y pueblos de Ghana haciendo sonar sus bocinas, mientras los ocupantes coreaban el nombre de su país y daban vivas a su selección.Asamoah Gyan, autor del segundo gol de Ghana, en el minuto cinco de la prórroga del partido, fue también el más vitoreado de los jugadores por los exultantes ghaneses, que han hecho sonar tambores, vuvuzelas y silbatos por las calles, mientras ondeaban banderas del país, muchos de ellos ataviados con la camiseta de la selección.«Ha sido duro, pero estamos ahí», gritaba un hincha ante las cámaras de televisión, antes de añadir: «Los chicos se han hecho grandes. El desafío de África todavía está vivo y el rendimiento de nuestros muchachos hoy es un indicio de que los Black Stars pueden continuar».Toda la madrugada, los bares de todo el país han estado repletos y se han celebrado fiestas espontáneas en las calles de ciudades y pueblos, con bandas de música y tambores que no han cesado de sonar hasta la mañana, bajo el ondear de la bandera roja, oro y verde. Ya por la mañana, muchos aficionados al fútbol acudieron, ayer domingo, a la iglesia, donde también se elevaron oraciones de agradecimiento por la victoria y para pedir que el equipo pase a la fase siguiente.Muchos vehículos de los que circulaban ayer por las calles de Accra llevan la bandera del país, que también se ve en las fachadas y tejados de muchos edificios e incluso en árboles adornados con los colores nacionales.Las cadenas de televisión muestran las escenas de éxtasis de los aficionados, uno de los cuales recalcaba: «Estamos entre los ocho mejores del mundo, pero lo mejor y lo más dulce está aún por llegar», en el partido en que Ghana se enfrentará a Uruguay en la siguiente fase. «Es hora de celebrar a África y nosotros ondeamos la bandera africana», decía otro, mientras mostraba una gran bandera ghanesa.El presidente de Ghana, John Evans Atta Mills, se encontraba en Rustemberg en el partido y su Gobierno hizo público ayer un comunicado en el que felicita al equipo por su paso a los cuartos de final. En la nota, difundida por el ministro de Información, Joihn Akologu Tia, se asegura que «los Black Stars, por su gran rendimiento, han exhibido la quintaesencia del carácter ghanés: resistencia, valor y confianza en sí mismos».El Gobierno está convencido, según el escrito, de que el equipo de Ghana «acabará de recorrer todo el camino y hará posible que la Copa del Mundo se quede en África». La nota pide «moderación y cautela» en las celebraciones porque «necesitamos estar todos para celebrar otros éxitos» de Ghana, el único africano que permanece en la competición.

Luis Suárez se convierte en el nuevo ídolo de la afición uruguayaEl sueño de Luis Suárez es jugar en el Barcelona. De momento, en el Ajax cumple con creces, hace goles todos los domingos y es feliz. Sin embargo, cuando hace unos meses se habló del posible interés del Barcelona en ficharlo, no ocultó sus deseos de ser azulgrana en un futuro. Parece que esta temporada no va a poder ser y su destino, de no continuar en Ámsterdam, podría estar en la «Premier». Se habló de Luis Suárez como sustituto de Agüero en el Atlético de Madrid y esa opción no puede descartarse. La realidad es que el jugador se ha revalorizado con sus goles y el escaparate del Mundial le ha convertido en un jugador muy cotizado. Es un ídolo en su país y se ha puesto, junto con Forlán, al frente de los jugadores más queridos en un país que espera que la selección supere a Ghana.