Las chicas salvan la natación española en Budapest

La española Mireia Belmonte se quedó sin fuerzas en el último 50 de la final de los 200 mariposa y no pudo mantener ni la segunda plaza, que fue suya durante gran parte de la prueba, ni la medalla de bronce y se despidió con una cuarta plaza de los campeonatos continentales que acabaron en Budapest. Aún así, la natación femenina ha salvado la participación española.

.
.

España no pudo «engordar» con más medallas en el cierre de los Europeos de Natación. Mireia Belmonte terminó cuarta en los 200 mariposa y dejó escapar la última oportunidad. Pese a ir segunda durante gran parte de la prueba, el largo final se le hizo eterno. «He salido bastante rápido, me he sentido cómoda y me he encontrado muy bien hasta los últimos 40 metros», aseguró. La catalana, campeona de Europa de 200 estilos hace dos años en Eindhoven, se marcha de Budapest sin metal.


España abandona el campeonato con nueve medallas, tres menos que las logradas hace dos años en Holanda. Pero en aquella ocasión era año olímpico, por lo que muchas de las figuras no acudieron. Un ejemplo claro es el de la sincronizada. España logró cuatro oros aprovechando la ausencia de las rusas. Esta vez han sido cuatro platas, pero teniendo en cuenta que el equipo está en pleno proceso de renovación, el resultado ha sido muy positivo.


El último referente válido es el campeonato de Europa de 2006, que también se celebró en Budapest. España sólo sumó en la sincronizada. Ninguna medalla en la piscina, por las cuatro logradas esta vez. «El equipo ha estado muy bien, aunque nos hayan fallado algunas piezas clave, como Aschwin Wildeboer, pero el año que viene van a estar y hemos ido todos a una, algo que hacía mucho tiempo que no pasaba», aseguró Erika Villaécija, que ayer terminó séptima en la final de 400 libres y que aprovechó la ocasión para criticar a la anterior junta directiva. La capitana ha hecho historia al lograr un bronce en 1.500. Ha sumado medallas en cuatro Europeos.


Wildeboer ha sido la cruz, pero él reconoció que no se había entrenado lo suficiente. Su nivel es mundial, no europeo, como el de Rafa Muñoz. La recuperación del cordobés, oro en 50 mariposa, ha sido la mejor noticia, junto con el despertar de Duane da Rocha y el de Javier Illana en salto: un bronce y un cuarto puesto.