Yvonne Reyes: «Me encanta comer pero con calma y sin prisas»

Sus apariciones en televisión y su contagiosa sonrisa la han convertido en alguien familiar. Ahora cambia la pantalla por el escenario y hace su primera incursión teatral con «Violines y trompetas» la divertida comedia de Santiago Moncada. No sela pierdan.

-¿Está haciendo la obra «violines y trompetas». ¿Es su debut teatral?
-Sí, ésta es la primera obra de teatro que hago, pero ya no se puede hablar de primera vez porque llevamos más de ochenta funciones por toda España, hemos estado en Castilla-la Mancha, Andalucía, este fin de semana en San Sebastián y ahora en el Muñoz Seca de Madrid. La obra ya está muy rodada.

-¿Qué ha descubierto en el teatro?
-Es una experiencia muy bonita a todos los niveles, tanto personal como profesionalmente. Es un trabajo cansado, agotador, que exige una gran disciplina y concentración, pero satisface mucho.

-¿Mucha diferencia con la televisión?
-Muchas. Aquí todo se hace sola, desde maquillarte a concentrarte, no hay tanta gente alrededor como en la tele, pero el contacto directo con el público te realimenta, tú le das un poco y ellos te lo devuelven multiplicado. En el escenario se produce una energía enorme.

-¿Cómo se mantiene tan en forma?
-Muy fácil. Ahora, en cuanto acabe de hablar con usted, me voy a hacer deporte, voy a jugar al tenis. Me encanta hacer deporte, sobre todo cardiovascular, corro, juego al tenis, voy al gimnasio... Es algo que necesito hacer a diario.

-¿Todo por estar guapa?
-Soy muy coqueta, pero no sólo lo hago por eso, creo que el deporte es primordial para la salud, que se rinde más cuando se está en forma, que la cabeza está mejor porque sirve para echar fuera lo malo. Le aseguro que no guardo nada malo dentro, porque eso termina produciendo enfermedades y mala cara.

-¿Cuida mucho las comidas?
-No, me encanta comer y hacerlo tranquilamente. No soy de aperitivos ni prisas. Como de todo, pero con calma, saboreándolo con una copa de vino.

-¿Comida española o venezolana?
-Las dos.

-¿Me da un plato de cada una de ellas?
-De la española me encantan las migas, llenan mucho pero me vuelven loca, y de la venezolana «el pabellón criollo» un plato con arroz, carne y caraotas negras; una maravilla.

-Algo que la define es su eterna sonrisa. ¿Cuida mucho la boca?
-Soy una paranoica con el cuidado de la boca. Hay que tener en cuenta que la boca es lo primero en lo que se fija todo el mundo, además de la cantidad de enfermedades que se pueden coger por no tenerla cuidada.

-¿Se ha blanqueado los dientes?
-Una vez. Me lo hizo mi dentista y se nota muchísimo, se ponen los dientes preciosos. Yo no fumo y, como le decía antes, me cuido mucho y los tengo bien, pero aún así cuando me blanquearon los dientes se me quedaron mucho mejor. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo que no se puede hacer todos los días, hay que esperar un tiempo entre tratamiento y tratamiento, pero se hace muy rápido y no duele.

-¿Cuántos años lleva ya en España?
-Veinte. Yo siempre digo que tengo tres países, España, Venezuela y EE UU; pero mi residencia y gran parte de mi familia, al menos por ahora, están aquí.