Rajoy decide que la designación de Camps sea en marzo

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ha manifestado este martes que debe ser "el candidato más respaldado de la historia de los candidatos de todas las democracias occidentales".

Camps agradece el «apoyo constante» de la dirección del PP
Camps agradece el «apoyo constante» de la dirección del PP

Ante la decisión del comité regional valenciano de designar a Francisco Camps candidato a las próximas elecciones autonómicas, en Génova se han recolocado rápidamente y de la sorpresa inicial del lunes, cuando Rajoy recibe la obligada llamada de Camps para informarle de lo que iba a hacer, ayer pasaron a desplegar toda una ofensiva para poner sordina a cualquier polémica y silenciar la interpretación de que había habido un movimiento de presión por parte de Camps para forzar su designación.

El presidente valenciano había tanteado previamente a la vicesecretaria de Organización; también es verdad que Rajoy no le dijo que «no» a sus pretensiones, como desde su entorno ayer subrayaron; y, además, la iniciativa la adoptó siguiendo la instrucción dada por la dirección nacional a todas las organizaciones regionales para que elevasen su propuesta de «cabezas de lista». Todo eso fue así, pero también es cierto que frente a la tesis que algunos «primero espadas» aireaban ayer, fue Camps, y no Génova, quien tomó la iniciativa.

En cualquier caso, en público y en privado la cúpula popular entonó durante todo el día de ayer el mantra de que Camps es su candidato, y no prevén que haya ninguna circunstancia que cambie ese estatus. Desde la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, hasta el presidente del PP andaluz, Javier Arenas: todos a una para proclamarle el «mejor candidato» para mayo.

«La decisión está tomada», aseguraba a este diario un alto cargo del PP en alusión directa a Rajoy, quien hasta ahora siempre ha dicho que la acusación que hay contra el líder valenciano, el «caso de los trajes», no le parece lo suficientemente sustanciosa como para apartarle de la primera línea política.

Según las fuentes consultadas, Rajoy también tiene tomada la decisión de que la oficialización de su designación no se materialice hasta marzo. Bien a principios de mes, coincidiendo con la convención que el 4 y el 5 celebrará el PP en Palma de Mallorca, y de la que saldrá una foto de familia con todos los candidatos autonómicos. O ya a finales de marzo, coincidiendo con la convocatoria de los comicios. Da la casualidad de que al PP le ha llegado la información de que hasta finales de marzo puede que no haya noticias sobre el juicio oral por el «caso de los trajes».

En principio, Génova prevé que la designación de los candidatos autonómicos pendientes –esta semana se proclamará a María Dolores de Cospedal para Castilla-La Mancha– será ya de una vez y en un mismo Comité Electoral Nacional.

Apoyo constante

Ayer Camps dijo que se siente «muy orgulloso, satisfecho, y agradecido» con la dirección nacional por el apoyo que «constantemente» le han estado dando. También se felicitó de tener la «oportunidad y enorme suerte de ser el presidente de la Generalitat con Mariano Rajoy de presidente del Gobierno», del que ha destacado que es su «amigo» y una persona «a la que durante estos años he sido leal y fiel colaborador». El líder valenciano dijo que se siente el candidato «más respaldado de la historia de los candidatos de las democracias occidentales».