Teatro

Cecilia Gómez :«La Duquesa sabe el libreto de la obra»

Mañana estrena el espectáculo «Cayetana, su pasión», con la aristócrata como espectadora 

Cecilia Gómez, ayer en un ensayo, con una copia del lienzo de Goya al fondo
Cecilia Gómez, ayer en un ensayo, con una copia del lienzo de Goya al fondo

«Esto es como un viaje de doce horas. En la última media estás deseando llegar». Así se encuentra Cecilia Gómez cuando apenas quedan 24 horas para el estreno en el Lope de Vega de «Cayetana, su pasión», el espectáculo en el que lleva más de año y medio trabajando centrado en la vocación flamenca de la veinte veces Grande de España. Para ello ha creado su propia compañía de danza con una veintena de profesionales, el respaldo de Antonio Canales y las ganas de que se la juzgue por su hacer como coreógrafa y bailaora, y no por su relación con el ex yerno de Cayetana. -¿Le cuesta conciliar el sueño en los días previos al estreno?-Duermo a ratos. El proyecto me ha quitado el sueño desde el principio por la gran resposabilidad que conlleva. Sólo me faltaba una cama en los Teatros del Canal. Pero estoy tranquila e ilusionada porque lo veo todo como quería plasmarlo.-¿Y si salta un espontáneo al escenario como en Eurovisión?-Espero que aparezca en el acto de los toros, porque así no se notaría, tendría hasta sentido.-¿Cómo se sintió al ver su nombre en una marquesina de la Gran Vía?-Nunca me lo imaginé. Eso sí que me ha puesto nerviosa.-¿No hay que estar loco para crear una compañía en plena recesión?-Hay que echarle muchas ganas para intentar cumplir tus sueños. Es un momento difícil, pero tengo esperanza y fe de que la gente se olvide de sus problemas en esa hora y media. -¿Tuvo que hipotecarlo todo?-Depende de cómo te organices. Yo he contado con mucha ayuda y apoyo, y eso te facilita las cosas.-Su obra es un reconocimiento a la Duquesa. Dicen que los homenajes es mejor recibirlos en vida, porque así te puedes defender. ..- Es un buen consejo, pero no tendrá que defenderse, estará feliz porque se sabe perfectamente el libreto de esta obra y vio un avance en un ensayo. Se fue contenta y conforme con todo, algo que nos motivó aún más. -Entre otras cosas, porque el espectáculo huye del morbo.-Es un repaso a siete artes que han formado parte de su vida: desde la pintura al caballo, pasando por los toros. Lo que plasmamos es un agradecimiento con humildad a su apoyo incondicional a la cultura. Nosotros lo que hacemos es narrarlo a través de la danza.-¿Recuperará su juventud, en la que se marcaba unos cuantos bailes?-Es un homenaje atemporal, aunque la veo ahora también joven por su vitalidad, su espíritu y, además, por su manera de expresarse. -¿Sabe su ex, Francisco Rivera, que en el montaje también se evoca a su abuelo, Antonio Ordóñez?-Él también vio el libreto y sabía que estaba ahí plasmado su abuelo. De hecho, sacamos unos capotes de Francisco que nos los ha cedido para el estreno. Después del tiempo que ha pasado tan cerca del montaje, quería que hubiera algo especial de él. Imagínate lo que supone un capote para un torero. -Incluso se comenta que ha financiado el proyecto...-Económicamente no ha intervenido, pero ha ayudado muchísimo. -La relación no puede ser mejor...-Por supuesto, además le encanta el flamenco. Que todo esto saliera adelante, se ha convertido también en parte de su sueño. -La eterna duda: ¿por qué no cuajan las mujeres con Fran?-No soy yo quién debe contestar, pero sí que ha tenido novias y un matrimonio que ha durado muchos años.-¿Y por qué no funcionó el noviazgo con una mujer como usted?- (Ríe). Las cosas vienen así y no es uno el que decide a priori cuándo tiene que terminar un noviazgo. Al empezar siempre piensas que es para toda la vida. Luego vienen las cosas que hacen que cada cual tome un camino. -¿Acudirá Sara Baras, su ex jefa, al estreno?-Desde que salí de la compañía, mi cabecita sólo está en este proyecto.

 

Respaldada por su hijo Está confirmado. La Duquesa de Alba acudirá mañana al estreno del espectáculo en compañía de su hijo Cayetano. ¿Y Alfonso Díez? No será la única incógnita de la noche. A pesar de que los diseñadores del vestuario, Victorio & Lucchino, buscaron su aprobación, ella se negó. «La llamaron para mostrarle los diseños y ella dijo que estaba totalmente tranquila de que estuvieran en sus manos y que prefería llevarse la sorpresa en el estreno», comenta Cecilia.