ANÁLISIS: Corrupción o inocencia por Enrique Gozalo

- ¿Es el fútbol español el más limpio de Europa?
–Nadie sería capaz de poner la mano en el fuego por que en nuestra Liga no se amañan partidos. Los nuevos tiempos, las casas de apuestas, los fondos de inversión que se dedican a fichar jugadores han contribuido a enturbiar su limpieza.La sombra de la corrupción es alargada y España no parece que sea menos que sus vecinos.

- ¿Se han puesto los medios para que esto no ocurra?
– Eso es lo que trata de conseguir la Liga. En la etapa de Lissavetzky, que en los casos de dopaje miró para otro lado, se logró que el amaño de partidos fuera considerado delito en el Código Penal (desde noviembre de 2010) y los implicados pudieran acabar en la cárcel.

- ¿Y por qué hay oscurantismo y miedo a hablar sobre el particular?
–Lo complicado es conseguir pruebas definitivas para presentar ante la Justicia. Y las veces que ha habido grabaciones, los casos no han prosperado por defectos de forma o datos concluyentes. Es una situación extraña, pero las sanciones a lo largo de la historia han sido mínimas. Los presuntos implicados se han ido de rositas.

- ¿El CSD con Miguel Cardenal va a cambiar la política sobre los amaños?
–No. Lo que debe hacer es aplicar la Ley con todo su rigor cuando se detecten estos casos. El Gobierno quiere ser inflexible con el dopaje y la corrupción y con el fútbol no puede haber manga ancha, pese al dinero que mueve.

- Se ha culpado al Sporting y al Espanyol. ¿Es justo?
–El resultado del sábado en Cornellá fue extraño, pero todo indica que el partido fue de limpieza extrema pese al abultado triunfo del conjunto asturiano. A la Liga lo que más le preocupa ahora son los grandes grupos que busquen la manipulación de los resultados.