Gómez a Ferraz: «Debe dejar de una vez que hagamos las cosas»

Los días de tormenta parecen no tener fin en el seno del socialismo madrileño. A horas de que Zapatero inaugure en Sevilla la Convención Municipal del PSOE, la brecha abierta entre la dirección federal y la madrileña se acrecienta.

Gómez dejó claro ayer a la dirección federal que en el PSM «somos mayores de edad»
Gómez dejó claro ayer a la dirección federal que en el PSM «somos mayores de edad»

Así, el líder del PSM, Tomás Gómez, hizo ayer un llamamiento a la Ejecutiva Federal de su partido para que colabore con los socialistas madrileños ante las elecciones locales de mayo: «Pido a la calle Ferraz que nos ayude a ganar». La petición no es casual ni ingenua. Es una muestra más de la ruptura que existe entre el ex alcalde de Parla y los dirigentes nacionales de su partido: les pide que le apoyen en su particular batalla frente a Lissavetzky, el candidato que sí cuenta con el beneplácito de Zapatero y con el que mantiene una disputa desde las primarias de octubre, agravada por el enfrentamiento a cuenta de la lista al Ayuntamiento de Madrid. A este respecto, Gómez apuntó que «no es momento de polemizar, porque no hace bien al partido».

Aunque trató de restar importancia a su distanciamiento con Ferraz, e insistió en que ha habido «cero presiones» desde la sede, no pudo evitar añadir que la dirección federal «debe dejar de una vez por todas que los socialistas madrileños hagan las cosas». Para ello, insistió en una de las frases que repite como un mantra desde que comenzaran los desencuentros en el mes de agosto: «Somos mayores de edad».

Además, apeló al resultado de las votaciones de distritos de los últimos días para recordar que «el noventa por ciento de la militancia ha refrendado la propuesta de la dirección regional para la lista al Ayuntamiento», aunque se le olvidó explicar la otra parte de la historia, ya que ocho de los 22 distritos se negaron a votar la lista que y los 14 restantes las impugnaron. Por ello, parece que pese a los intentos de escenificar que no ocurre nada en el PSM a poco más de tres meses de las elecciones, Gómez no puede obviar la evidencia y sus declaraciones reflejan la tensión que mantiene con la federal. Respecto a Lissavetzky afirmó que es «un hombre responsable que quiere a la ciudad de Madrid» y que «en un segundo momento de templanza entenderá que la candidatura incluye a los mejores», según Efe.
En esa lista, continuó Gómez, «Jaime Lissavetzky tiene una representación del cien por cien de los miembros de esa candidatura porque todos le apoyan indiscutiblemente».

Por otra parte, el secretario general del PSM recordó que antes del 20 de febrero, cuando se aprobarán las candidaturas, hay un órgano intermedio que es la Comisión Regional de Listas, y que él habla «habitualmente con Jaime Lissavetzky de muchas cosas», desde asuntos de la Secretaría de Estado de Deportes que dirige Lissavetzky a asuntos de Madrid y del partido, y que «hay una buena relación» entre ambos. Sin embargo, por mucho que desde el PSM intenten minimizar su ruptura, la separación es tan clara que las declaraciones públicas de los protagonistas las evidencian.