Los científicos contra el Gobierno

Las cifras bailan. Por un lado, el Ministerio de Ciencia e Innovación aseguró que el «ligero ajuste» de sus presupuestos de 2011 se ha limitado a un 0,77 por ciento, algo que no afectaría a las partidas de ciencia e innovación.

El presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), Joan Guinovart
El presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), Joan Guinovart

Por otro, la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) advirtió ayer de que la inversión en I+D+i ha caído en un 7,38 por ciento. Es más: si tenemos en cuenta la inflación prevista, la reducción podría llegar a ser del 10 por ciento. ¿El resultado? Según la COSCE, la inversión se reduce un 5,5 por ciento respecto al año pasado. Y además, cae a niveles de 2007.

Las consecuencias del recorte son previsibles: facilidades para que se dé una mayor fuga de cerebros y dificultades para atraer talento extranjero. Sin olvidar los proyectos de investigación que quedan paralizados por falta de financiación. «Cuando las expectativas de continuidad desaparecen, es normal que los investigadores se vayan si reciben buenas ofertas de fuera. Por otro lado, dejas de tener atractivo para que la gente que podría venir de fuera. Pierdes credibilidad», apunta a LA RAZÓN José de No, miembro de la Comisión de Estudio de los Presupuestos Generales del Estado de la COSCE, que presentó ayer sus conclusiones. ¿Por qué no coinciden las cifras del departamento que dirige Cristina Garmendia con las que aportan las sociedades científicas? De No cree que «el Ministerio de Ciencia, cuando habla de reducción, se refiere sólo a la del propio ministerio. En sus cálculos no se habla de la inversión en Organismos Públicos de Investigación (OPIS), como son el CSIC y el Instituto de Salud Carlos III».

Joan Guinovart, presidente de la COSCE, afirmó que el sistema «fue sometido a un adelgazamiento» y que la situación actual es de «mal nutrición». Y pese a que el impacto de la crisis es innegable, también es cierto «que estamos perdiendo todo lo bueno conseguido en 2008». Más lejos fue Aurelia Modrego, secretaria ejecutiva de la Comisión para el Estudio de la Agencia Estatal de Investigación y profesora de la Universidad Carlos III: «El sistema está muy enfermo».