La Corte Penal Internacional pide el arresto de Gadafi su hijo y su cuñado

La Corte Penal Internacional emitió ayer tres mandatos de arresto contra el líder libio, Muamar al Gadafi, su hijo Seif al Islam y el jefe de sus servicios de Inteligencia, Abdulá al Sanusi, por crímenes contra la humanidad, tal y como había pedido a este tribunal el Fiscal General, Luis Moreno Ocampo.

Una niña celebra en la ciudad rebelde de Bengasi la orden de arresto
Una niña celebra en la ciudad rebelde de Bengasi la orden de arresto

Los jueces de la CPI consideran que está «suficientemente probado» que los tres son responsables, como «ejecutores indirectos», de la brutal represión contra la población civil, ya que fueron los que dieron las órdenes a las Fuerzas de Seguridad y al Ejército para intentar aplastar el estallido de la revuelta en Libia. Sanusi, mano derecha y cuñado de Gadafi, y cerebro de las tramas más sanguinarias del régimen tanto a nivel nacional como internacional, está acusado de la violencia contra los primeros manifestantes que salieron a la calle entre los días 15 y 20 de febrero en Bengasi.

Mientras, el Coronel y su hijo más mediático y supuestamente reformista están detrás de las atrocidades cometidas en las principales ciudades del país –la capital, Trípoli, Bengasi y Misrata– en las últimas dos semanas de febrero, en las que la rebelión pacífica degeneró en una guerra. Los crímenes cometidos a partir de entonces tienen todavía que ser investigados, por ello, el Tribunal de La Haya explicó ayer que las órdenes de arresto «son necesarias», principalmente para evitar que los individuos sigan obstruyendo el curso de la Justicia internacional, que no se detendrá. Ocampo busca incriminar a otras personas del círculo íntimo de Gadafi y añadir cargos contra él, como el de violación.

Mientras, la CPI remitirá los mandatos de captura internacional a las autoridades libias, tanto a las gadafistas como a las revolucionarias, para que los ejecuten. Libia como país, no reconoce a la CPI y Trípoli ya ha dicho en numerosas ocasiones que no colaborará, mientras que el nuevo Gobierno revolucionario ha estado cooperando con el Tribunal en las investigaciones que han llevado hasta este punto.

Advertencia a los gadafistas
Su presidente, Mustafa Abdel Yalil, dio la bienvenida desde Bengasi a la decisión y dijo que ésta no deja duda respecto a los crímenes cometidos por Gadafi y su régimen. Abdel Yalil invitó ayer a los colaboradores políticos y militares del Coronel a abandonarle antes de que sea demasiado tarde. Por una parte, recordó, a modo de amenaza, que sólo han sido emitidos tres mandatos de arresto, pero que habrá más. Por la otra, pidió su colaboración para que lo entreguen, algo poco probable, ya que el régimen todavía se mantiene compacto, a pesar de algunas destacadas deserciones.

El presidente rebelde pidió una vez más la ayuda internacional (esto es, armas) para que puedan ser los propios revolucionarios los que entren en Trípoli y arresten al Coronel, que se aferra al poder y resiste en la capital 100 días después de que cayera la primera bomba internacional sobre territorio libio. La CPI no marcará la diferencia sobre el terreno, pero limita la posibilidad de una salida diplomática que conlleve el exilio del Coronel Gadafi y le resta todavía más legitimidad. Éste se convierte en el segundo jefe de Estado en funciones contra el que se emite una orden de arresto internacional después del sudanés Omar Hassan al Bashir, el cual sigue en el poder y viajando por todo el mundo.

Sin novedad en el frente 100 días después
Beatriz Pascual Macías

Desde el 19 de marzo, fecha de las primeras misiones, la OTAN sigue bombardeando diariamente medio centenar de objetivos. En el campo de batalla, ningún bando logra dar el jaque mate y, mientras las tropas rebeldes avanzan hacia Trípoli, los más débiles siguen sufriendo. «Save the Children» denunció ayer que cerca de dos millones de niños siguen sin poder ir a la escuela, pues los colegios sirven de refugio a los desplazados. La ONG alertó de los «efectos negativos en el bienestar físico y psicológico de los niños» y pidió a las autoridades que «hagan lo posible para abrir las escuelas cuanto antes».