El alcalde proclama que dejará las arcas municipales «mejor que en 1999»

La oposición critica que las tasas subieron en los dos últimos años un 5% mientras el aumento del IPC fue sólo del 1%.

Torrijos presume de comer marisco
Torrijos presume de comer marisco

Sevilla- El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, aprovechó ayer el Pleno extraordinario para la aprobación de las ordenanzas fiscales de 2011 para ofrecer un nuevo capítulo en su campaña de defensa pública de su gestión al frente del Ayuntamiento, esta vez en materia económica. No tuvo problemas en enfrentarse al Partido Popular proclamando que el año próximo dejará las arcas municipales «infinitamente mejor que las encontré en 1999», obviando que desde entonces se ha incrementado la deuda pública en un 54 por ciento –183 millones de euros más, según los datos del Banco de España– o que al menos una empresa municipal, Tussam, está cerca de la quiebra.
La revisión de los impuestos y tasas municipales planteada por la Delegación de Hacienda salió adelante con los votos del PSOE e Izquierda Unida, que rechazaron al unísono 36 enmiendas de la oposición. Fue después de este trámite cuando Monteseirín justificó su gestión económica lamentando que, al acceder al cargo, en el Ayuntamiento abundaban los «bonos samurai sin seguro de cambio, graves olvidos en dotación de presupuesto para electricidad y otras muchísimas carencias, con bloqueo de la capacidad de endeudamiento» y «unas arcas absolutamente colapsadas, barrios sin atender, una ciudad sin metro y sin tantas cosas que hoy día sí hay».
En el Pleno, el concejal del PP Gregorio Serrano situó la presión fiscal hispalense entre las más elevadas del país, advirtiendo de que las tasas municipales han subido durante los últimos dos años un 5 por ciento frente al incremento del 1 por ciento registrado por el Índice de Precios al Consumo (IPC).
Tampoco salen las cuentas al comparar la evolución fiscal con Monteseirín de alcalde: entre 2000 y las previsiones para 2011, la tasa por licencia de obra sube un 83 por ciento, la de incineración crece un 184 por ciento y la de retirada de vehículos, un 134 por ciento. En esta década, el IPC ha ascendido un 32 por ciento.
Aun así, el alcalde replicó que «Sevilla no es una ciudad con una elevada presión fiscal» porque lo importante es «en qué se emplean los recursos» y remarcó que, de cara a 2011, se apuesta de nuevo por la congelación de los impuestos y tasas, con carácter general.
El portavoz del PP, Juan Ignacio Zoido, celebró que «por suerte» se aprobaron las «últimas ordenanzas fiscales de Monteseirín», calificándolas de «impropias de una ciudad en crisis» y de un buen ejemplo de que PSOE e IU «no están dispuestos a reducir el gasto improductivo y prefieren cobrar más a los sevillanos» para aliviar las arcas municipales.


Torrijos presume de comer marisco
Ante la sospecha de que una fotografía compartiendo una mariscada con Fernando Mellet, el ex director gerente imputado en el «caso Mercasevilla», fuera publicada en algún medio, Antonio Rodrigo Torrijos colgó ayer la imagen en su blog personal. El primer teniente de alcalde exhibe varios momentos de un viaje a la Feria Europea del Marisco de Bruselas de 2008 para intentar «desactivar» el escándalo y presume de haber comido marisco, «abundante y de calidad».