Salgado rectifica y admite que habrá más paro y menos crecimiento

Eleva la tasa cinco décimas, hasta el 19,8%, y prevé un crecimiento económico menor en 2012 y 2013. El Ejecutivo vaticina un crecimiento nulo de la demanda nacional y una mejora de las exportaciones- Baile de versiones en sólo 24 horas- El Gobierno descarta «absolutamente» que España siga los pasos de Portugal- Análisis: Economía juega todas sus cartas a reducir el déficit

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero

Más paro y menos crecimiento. Éste es el escenario que el Gobierno dibujó ayer en sus previsiones económicas para el próximo trienio. El nuevo cuadro macro que el Ejecutivo enviará ahora Bruselas y que ayer presentaron la ministra de Economía, Elena Salgado y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, recoge una subida del desempleo para este año de cinco décimas, hasta el 19,8%, respecto a las previsiones publicadas el pasado septiembre. Según la encuesta de población activa (EPA) correspondiente al último trimestre de 2010, publicada por el INE, la tasa de paro se elevó medio punto porcentual, hasta el 20,33%, lo que supone 115.000 desempleados más que los que el Ejecutivo previó hace unos meses. Pero el Gobierno no sólo empeora sus previsiones de paro para este año sino también para 2012. Y lo hace en un punto, hasta el 18,5%. Para 2013 la eleva en 1,1 puntos, hasta el 17,3% y para 2014 fija una tasa de paro del 16%.

La ministra de Economía, Elena Salgado, justificó la subida el vigente año y los siguientes por el «mayor dinamismo de la población activa». De todas formas, prevé que no se llegue a los cinco millones de desempleados este año –el paro afecta ya a 4,7 millones de personas–, «por lo que tampoco se van alcanzar durante los siguientes ejercicios porque la tasa de paro tocará un máximo en este primer trimestre», aseguró la ministra. Pese a la revisión al alza del paro, el Gobierno sigue defendiendo que se creará empleo en la segunda mitad de este año. Esta mejora, que en cualquier caso será «moderada», se consolidará en los próximos años, según afirmó ayer el Gobierno. Pero el Ejecutivo ya se equivocó en su vaticinio para el mercado laboral en 2010. Tan abultada fue la desviación sobre lo previsto, que lo que se suponía que iba a ser una tasa de paro del 19,8% al final acabó siendo del 20,1%.

Las previsiones del Gobierno son también más optimistas que las formuladas hace unos días por el Banco de España, que elevó la tasa de desempleo hasta el 20,7% este año y el 20,4% el próximo, o que las de la Comisión Europea, que también fija una tasa de paro por encima del 20%.

El Gobierno ha mantenido sin cambios su previsión de crecimiento del PIB para este año, del 1,3%, pero reduce en dos y tres décimas las estimaciones de 2012 y 2013 (2,3% y 2,4%). Salgado justificó esta reducción porque «se percibirá con algo más de intensidad el incremento de los precios de las materias primas y de los tipos de interés». La previsión del Gobierno es que la economía española prolongará en 2011 la senda de la recuperación iniciada en 2010, aunque ésta seguirá amortiguada por el impacto de las medidas de consolidación fiscal.

Asimismo destaca que la recuperación va a depender este año más del sector exterior, que mejora su evolución gracias a las ganancias de competitividad de la economía española, y menos de la demanda nacional, que no crecerá nada. La mejora de las exportaciones para los próximos años compensará el menor crecimiento del consumo de las familias en 2011 que, según el Gobierno, no avanzará un 1,8% como había previsto sino un 0,4%. También vaticina un mejor comportamiento de la inversión en bienes de equipo, gracias a la revitalización de la economía mundial. La inversión en vivienda, reducirá su retroceso en 2011 y crecerá moderando en los próximos años, mientras que la inversión en otras construcciones continuará la senda contractiva.